La complejidad del movimiento

Carlos E. Luján Andrade

States of Mind I: The Farewells (1911)-Umberto Boccioni

 

Al iniciar la lectura de El Juego de las Buenas Intenciones de Estefanía Farias Martínez inevitablemente viene a la mente la idea del movimiento. Sus personajes son visitantes, viajantes, transeúntes. De alguna manera están en constante ir y venir. Es en ese trajín que se desarrollan los relatos, donde descritos con amena precisión, podemos ver en sus recuerdos y experiencias un acercamiento de sus comportamientos inmediatos. Justamente el primer relato, llamado como el libro, nos hace evocar esa sensación que tiene el pasajero de un transporte público por quienes los acompañan: ¿por qué van a tal lugar?, ¿quiénes son?, ¿en qué pensarán? La historia nos narra acerca de los pensamientos de cada personaje no sin antes darnos una pequeña pista del porqué de sus comportamientos cuando interactúan entre ellos. Un viaje que finaliza de la misma forma a cómo se desenvolvió: vidas cruzadas que solo se rozan.

En “Las Turistas” se repite el mismo ejercicio, vamos conociendo a los personajes en su desarrollo, ellos se definen en base a lo que hacen en ese instante, sus pensamientos están concatenados con sus actos. Una pareja de hermanos, supuestos videntes, interactúan con otras mujeres ávidas por conocer el destino de sus vidas no sin saber que detrás de eso siempre está el engaño latente.

El tercer relato llamado “La Limusina” juega con el infortunio. Fabián, un conductor de un taxi, ex minero, intenta encontrar una forma de vivir no sin antes presentir que aquel miedo de sus sueños puede hacerse realidad. Así, la narración en dos tiempos permite darle una efectiva sensación de incertidumbre.

En “Cine de Verano”, un grupo de personas de un pequeño pueblo se reúnen para ver una película en un cine improvisado donde los personajes hacen todo menos verla. En cambio, nosotros vemos las pasiones frustradas de aquellos individuos que aprovechando la situación cinemera concretan acercamientos furtivos donde la prisa y la angustia es lo que más alimenta sus pasiones.

“Teresa”, el siguiente relato, es el más digno de esta técnica narrativa, en sí la historia es solo la descripción de la vida de esta mujer y la de algunos personajes de su pueblo. Es acerca de la situación de cada uno de ellos sin mayor desarrollo trascendente, lo que nos deja con gusto a más debido a las buenas descripciones de dichos personajes.

“De uno en uno o de cuatro en cuatro” es el más extenso relato del libro, dividido en tres partes nos narra la vida en las minas. Con esmerado detalle y buen manejo del diálogo como de los personajes que describen el pasado y el presente de lo que significó vivir en un ambiente tan hostil. No hay apasionamiento, solo expresan una desangelada forma de entender sus circunstancias. En la primera historia, un minero experimentado le cuenta a un profesor universitario sus dramáticas vivencias que este usará para la elaboración de un libro. En la segunda narra la adaptación de Marcos, un joven ingeniero que es destacado a trabajar en una mina en el Perú. Las descripciones de su viaje hacia las montañas peruanas son muy certeras, ya que resalta no solamente la belleza de este, sino también esa tensión entre el miedo y el asombro que reflejan siempre los paisajes de este país. En general, la narración del relato contiene esta forma angustiosa de abordar la experiencia del personaje. Es uno de los textos más destacados del libro. En la tercera historia, Gregorio, El Canalla, un minero jubilado, les contaba a los turistas por una propina las historias sobre su vivencia en una mina que ahora ya luce en abandono. Es un viaje algo cínico hacia el pasado, porque en su recuerdo no hay añoranza, sino aceptación de una vida dura donde ante la naturaleza y la opresión, sus vidas valían poco o nada. La narradora al usar el lenguaje coloquial de los mineros al momento de describir sus vivencias en primera persona nos permite comprender más este punto acerca del desencanto.

El libro concluye con “El Loco de la Frontera”, quizás el más logrado de este conjunto de textos. Un adolescente llamado Henk busca encontrar el porqué de ciertas conductas e ideas de sus familiares con respecto de su abuelo llamado como él. Es el testigo desconcertado de una familia que va conociendo porque presiente que en ella existe un pasado intenso y duro. El cuento posee esa grandiosidad de las historias familiares, donde cada hilo descubierto desenreda la confusión en la que se encuentra aquél que se integró al último. Es por eso que el juvenil afán descubridor de Henk nos brinda la oportunidad de que a través de sus ojos entendamos la resolución de su incertidumbre.

Estefanía Farias Martínez nos ha dado un libro entretenido y no por eso ligero. Al contrario, son relatos y cuentos bien trabajados, ricos en descripciones e introspecciones. Personajes y situaciones que podrían extenderse por muchas páginas pero que la autora ha tenido el tino de darle el espacio necesario para que los lectores puedan imaginar el origen y el desenlace de sus historias. El Juego de las Buenas Intenciones nos deja desconcertados desde el principio, con el deseo de ponerse en el papel de estos personajes y comprenderlos mejor, ya que constantemente están en un movimiento reflexivo interminable, porque como mencioné al principio, siempre están de un lado a otro, no solamente en el aspecto físico, sino también situacional y temporal, porque los individuos nos definimos en base a esa complejidad, no somos si no estamos en constante movilidad. Vamos de un lado a otro en un estado de tristeza y felicidad, de presente y recuerdo, de añoranza y olvido. Es eso lo que se resalta de este buen libro.

Carlos E. Luján Andrade (1978). Estudió Derecho en la Universidad de Lima y tiene estudios de maestría en Sociología en la PUCP. Publicó el poemario bifronte Soundtrack/Miles de Misiles (2011), el libro de narrativa El Comedio del Breñal (Mesa Redonda / 2016), el libro de microrrelatos y aforismos El Ángel Cansado (Ciudad Grifalda Ediciones / 2017) y los poemarios virtuales Clase de Anatomía, El Descenso de la Realidad y El Mundo Inventado (Ciudad Grifalda Ediciones / 2012). Obtuvo una mención de honor en los Primeros Juegos Florales de la Universidad Peruana y en los V Concurso Internacional de Poesía Lincoln Martí. Ha participado en diversas antologías de cuento y poesía, así como ha participado en diversos recitales y festivales de poesía. Ha publicado varios artículos en distintas revistas. Es propietario y programador de la radio online Radio Blake Perú, dedicada a emitir rock peruano las 24 horas del día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.