Vivo en Lo Negro

Miguel Rubio Artiaga

 

 

 

Vivo en Lo Negro
he vuelto a lo oscuro
a la niebla hecha de pizarra
que me rodea el alma
como un muro.
¡Como duele Lo Negro!
Dejarse caer al vacío
y quedar callado y quieto
en lo más profundo.
Ciego, sordo, mudo.
Laberintos de azabache
donde cansado de andar
te dejas caer al suelo
y quedas en forma fetal
renegando del mundo.
¡ Esclavo de Lo Negro!
¡Cómo apuñala Lo Negro!
¡Preso de un látigo negro
de cuero con sus crueles nudos!
No hay ventana abierta
ni puerta entornada
se apagó la luz de la entrada
y el tiempo quedó en suspenso
hora por hora, minuto por minuto.
Lo Negro mata los sueños
y siembra las pesadillas
para que germinen los miedos
con sus zarcillos invasores
de espíritus ingenuos y puros.
Lo Negro siempre engaña
cundo te dice que ya puedes salir
y recuperar los colores
lo hace con un falso susurro.
Has estado tantas veces
de tantas maneras,
en edades tan diferentes
y que siempre duela igual.
Una cicatriz más al cerrar la llaga
y armarte el escudo.
Un trozo más a parchear
en un corazón cansado
harto de ser derrotado
y olvidar lo inolvidable
cerrando dientes y puños
Vivo en Lo Negro
he vuelto a lo oscuro
a la niebla hecha de pizarra
que me rodea el alma
como un muro,
un cementerio que huele a sueño muerto,
a magia mal enterrada,
con un pesar nacido de lo más bruno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s