La cocina del infierno: “Comando Meón” (II) Tercera Parte

Fernando Morote

orinar_en_terreno

El Doctor arrojó un petardo:

-El que sirve, sirve y el que no sirve, no sirve.

-¿No te parece eso muy radical? –dudó el Champero.

-Fanático –fue el adjetivo elegido por el Conde.

-Alucinado –precisó el Narizón.

La madrugada lluviosa no los amilanaba. Los antiguos boletos los habían preparado para la misión actual. Parapetados en el muro, a la vuelta del conjunto de tiendas, esperaban protegidos del frío con un termo de té caliente. Según lo dispuesto, el bar contiguo a la bodega de Chichi era el siguiente objetivo.

-Prepara tu micrófono, Conde –avisó el Doctor, al notar movimiento de salida.

Una figura redonda, descamisada, tarareando una canción irreconocible, con un pucho humeante entre los labios y las greñas cubriéndole la cara, emergió a trompicones de la niebla.

 -¿Es conocido? –preguntó el Conde.

-A estas alturas ya no hay nadie que sea conocido para nosotros –aclaró el Doctor.

-Me sorprende que los vecinos no se hayan quejado por la bulla a estas horas –comentó el Champero.

-Cuando vivíamos aquí –recordó el Narizón-, no paraban de llamar a la policía los muy pendejos.

-Para eso la municipalidad les ha instalado esa caseta de serenazgo –asumió el Doctor.

-Nunca he visto un puto guardia en esa caja –apuntó el Conde.

El Doctor interrumpió el diálogo con un gesto de la mano.

-¡Atención! –dijo-. Ya viene…

Dejaron que el gordito llegara a su destino. Le concedieron unos momentos para que hurgara con placidez en su calzoncillo. Cuando estuvo lo suficientemente distraído, estirando su falo adormecido, le saltaron encima. Fieles a su naturaleza, lo atacaron por sorpresa como pájaros fruteros. Le metieron el equipo técnico hasta por el culo. Y comenzaron el bombardeo:

-¿Por qué lo haces? –el Conde.

-¿Quieres explicar a las cámaras? –el Narizón.

-¿Te sientes muy macho? –el Champero.

-¿Imaginas lo que dirá tu familia cuando te vea en la pantalla gigante del centro comunal? –el Doctor.

-¡Por favor, muchachos! –gimió el obeso- ¡No sean crueles! ¡Les juro que no lo vuelvo a hacer!

-No te creemos, panzón –respondió el Champero.

En medio del lloriqueo, el Doctor advirtió en el hombre un rasgo que lo perturbó. Retrocedió unos pasos para examinarlo mejor. Le pareció recordar que….Llamó al Narizón.

-¿Te has fijado en el lunar que tiene este huevón en el cuello?

-No. ¿Por qué?

-¿Te acuerdas de Barbapapá?

-¿Barbapapá? ¿El grandote que salía bañadito y perfumadito a las seis de la tarde y a las cuatro de la mañana volvía en camiseta, short y sayonaras?

-El mismo.

-¿Éste es? –preguntó, incrédulo, el Narizón.

-Míralo bien.

-Está más chico –dijo-. ¿Se ha encogido?

-Han pasado veinte años –reflexionó el Doctor.

Al cabo de un instante revisando sus recuerdos, aventurando ciertos análisis comparativos, el Narizón llegó a la conclusión de que aquel pobre sujeto era, efectivamente, Barbapapá: el experto en comisiones peligrosas de medianoche a Río Seco; el mismo que entregaba todo -incluyendo ropa y joyas (su cuerpo permanecía a salvo sólo por inapetecible y decepcionante)- a cambio de una remesa extra de pasta.

-¡No se lo digan a mi mujer! –clamó el infeliz- ¡Será una vergüenza para mis hijos! ¡Se los ruego!

-¿Qué hacemos, Doctor? –preguntó el Conde.

-Déjalo ir –contestó el Doctor-. Ya estuvo bueno.

-De todos modos tenemos el video –informó el Narizón.

El Champero, viendo a Barbapapá correr como un perro con el rabo chamuscado, expresó su desaliento:

-En el Perú definitivamente hay algunas cosas que no cambian.

-Algunas personas tampoco –concluyó el Doctor.

La cocina del infiernocomprar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s