Una intuición

Germán Cáceres

Benito Tejeda

“Paso a revelar  en esta libreta por qué pienso que  voy a ser asesinado. La guardaré en la caja fuerte de mi oficina. Será de utilidad  para  la policía.

En esa oficina situada en la zona de Tribunales me dedico a operaciones inmobiliarias. Cerca de allí, Ana, mi esposa, tiene su consultorio médico. Trabaja, además, los turnos de Guardia, a la noche, en un hospital privado. Estamos orgullosos de nuestro único hijo y, en principio, se podría decir que formamos  una familia feliz.

Hace un año ocurrió un hecho que cambió nuestras vidas. Mi cuñado Francisco se ocupaba de una pizzería en la calle Corrientes en sociedad con un amigo. Una tarde, en la parte de atrás del local,  ambos socios discutieron: los mozos oyeron sus gritos. De pronto, sonaron dos disparos, y cuando acudieron se toparon  con sus cadáveres: el de Francisco tenía una Beretta en una mano.

La policía llegó a la conclusión de que mi cuñado había matado al socio por cuestiones de dinero y en el mismo momento se pegó un tiro.

Ana desconfió de esta explicación: suponía que  debía haber algo pasional. Y  recurrió a  un detective privado, un tal Benito Tejeda, que demostró ser eficiente, pues no tardó en  informarle que la esposa de Francisco andaba con el socio, y  unos celos incontenibles acosaron a mi cuñado.

Al enterarme de esto, algo pasó en mi interior, me desequilibré y entré en paranoia. Como Ana a veces regresaba tarde del hospital, sospeché que me engañaba.

Decidido a terminar con estos tormentos, contraté a un detective privado. ¡Cómo estaría de perturbado  que acudí a Benito Tejeda!

Por supuesto que se asombró cuando le dije que debía seguir a Ana. Le di un adelanto para gastos y, eficaz como siempre, a la semana  presentó  su informe acompañado de fotos. En todas ellas, Ana aparecía  entrando con un tipo a un hotel.

Era un agente de bolsa exitoso y muy reconocido en plaza, casado y con dos hijos.

Me contuve: yo no iba a cometer ningún crimen. Sin embargo, mis  rollos continuaron: ahora pensaba que tal vez Tejeda le informaría a Ana que yo sabía sobre su affaire, la que a su vez se lo diría  al amante. Éste, tendría miedo de que yo pudiera comunicar su  adulterio a una publicación sensacionalista o, como Francisco, cometer alguna locura. Una manera de sacarse de encima a mi esposa y a mí, era matándonos y montando una tortuosa historia: éramos amantes y yo me había quitado la vida después de asesinarla a ella”

-Hallamos al rematador despatarrado en el sillón, frente a su escritorio y con un tiro en la nuca.

-Inspector, ¿cómo localizó la libreta?

-Fue muy fácil: estaba en su caja fuerte. Lo demás consistió en interrogar a las personas allí citadas. Lo curioso es que Ana y el amante se abatataron e incurrieron en muchas contradicciones.

-Cuénteme lo del insólito asesino.

-Los amantes apelaron a un sicario. ¡Y fue nada menos que Benito Tejeda! Durante el interrogatorio titubeó como un adolescente y metió la pata. Claro, ¡era la primera vez que mataba por dinero!

———-

GermánII

Germán Cáceres:  Es autor de cinco ensayos, tres libros de cuentos, dos novelas, siete libros de literatura infantil y juvenil, ocho obras de teatro y dos compilaciones de cuentos.
Recibió de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires  Mención de Honor en Cuento y el 1er. Premio Especial “Eduardo Mallea”. Obtuvo cuatro “Fajas de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores” y la Mención de Honor en el Concurso Internacional de Ficción sobre Gardel (Montevideo). En 2002 fue premiado en el concurso de cuentos “Atanas Mandadjiev”, celebrado en Sofía, Bulgaria, y nombrado Gran Maestro del Misterio.
Varios de sus relatos fueron traducidos al italiano y al portugués.
En 2008 la asamblea de la Academia de Letras e Artes do Nordeste Brasileiro lo nombró miembro correspondiente.
Fue jurado en el Festival de cine Buenos Aires Rojo Sangre 2008.
En el año 2010 Longseller publicó su novela juvenil El enigma del Siambón, y  la editorial Serendipidad su novela El ataque de los acuanautas.
Fue incorporado en 2010 al Diccionario razonado de la literatura y la crítica argentinas.
En febrero de 2011 la Editorial Atuel lanzó la antología Teatro para niños 2, en la que figura su obra Una aventura en el ciberespacio.
El 2 de abril de 2011 se estrenó en el Teatro Fray Mocho su obra El incidente (Un episodio en la vida de Manuel Belgrano).
En abril de 2011 la Editorial Guadal publicó el libro Cuentos y experimentos, que incluye relatos de Poe, Wells, Bioy Casares y Lugones, y la historieta “El que veía los ruidos”, de la que escribió el guión y con dibujos de Mauro Vargas.
En 2012 salió su ensayo sobre historietas Evocando viñetas (La Duendes).
En 2013 aparecieron sus novelas juveniles El detective despistado (Serendipidad) y El misterio del profesor ausente (Del Naranjo).
La Academia Argentina de Literatura Infantil y Juvenil lo nombró Miembro de Número el 13.11.2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .