“Postales desde Andrómeda” de Helena Garrote Carmena

Ediciones Erradícame








1.—Acabas de publicar tu primer libro, ¿es el resultado de una vocación recién descubierta?

Creo que no. Me recuerdo escribiendo desde muy jovencita, pero no lo sentía como una vocación. Yo era bastante introvertida y todo lo que me sucedía, o pasaba por mi cabeza, en lugar de contarlo, lo llevaba al papel. Aún conservo carpetas llenas de cuadernos escritos con mis comentarios sobre algo, opiniones, cuentos que me inventaba, cosas así. Hace unos años encontré un sobre con poesías que en su día envié a una emisora de radio, ¡y yo no me acordaba¡. También dibujaba comics , historietas relatando cosas que me habian pasado. Todo eran formas de expresarme. ¿Vocación?, pues a lo mejor la tenía y no la reconocía.


2.—Un escritor generalmente empieza siendo un ávido lector, ¿ése es tu caso? ¿Hubo algún escritor o alguna obra en concreto que fuera determinante en tu decisión de empezar a escribir?

Siempre me ha gustado leer, principalmente novela y poesía, y saber tanto de la obra como del autor. Durante mi etapa como estudiante de arte dramático también lei mucho teatro. Admiro a muchos autores, pero ninguno determinó que yo acabase escribiendo. Esa decisión me llegó mucho más tarde, como respuesta a una necesidad.


3.—“Postales desde Andrómeda” es un conjunto de 38 relatos divididos en tres bloques, ¿Cómo surge la idea de convertir estos cuentos en un libro?

Cuando empecé como colaboradora en el Periódico Irreverentes, no me planteaba escribir un libro. Fue después de participar en un taller de escritura que impartió el escritor Fernando Morote que descubrí nuevas herramientas y recursos que yo podía utilizar a la hora de escribir y a medida que aprendía, empecé a ver que los relatos que yo publicaba tenían temas distintos pero un tono común y que podría agruparlos y convertirlos en un libro. La idea me resultaba atractiva y me apetecía el reto.


4.—¿Por qué ese título: “Postales desde Andrómeda”?

Porque son relatos breves, como pequeñas postales, y gran parte de ellos me han obligado a transportarme a mi memoria más lejana. Una especie de viaje interior “interestelar” . Creo que el título describe muy bien desde donde se han escrito.


5.—El primer bloque son escenas independientes sobre tu infancia y adolescencia, microrrelatos y relatos breves, ¿Por quépresentarlo de esa forma y no como una sola historia?

Porque cada escena cuenta un momentos y una sensación puntual . Es así como lo recuerdo (o creo recordar, porque la memoria y la imaginación suelen ir a veces de la mano) y he querido mantener esa forma, esa cierta discontinuidad. Convertirlos en una sola historia creo que me habría obligado a reescribirlos de otra manera, a rellenar huecos, o explicar demasiadas cosas, y no era eso lo que quería. Pero fíjate, viéndolos ahora, agrupados en el libro, puede verse una historia completa. Ha sido muy revelador.


6.—A propósito de lo anterior, ¿cómo enfrentas la creación de un texto? ¿Eliges el formato y el tema a tratar desde un comienzo?

No exactamente. Puedo elegir el tema pero de una forma poco precisa. Es al empezar a escribir cuando la historia final va apareciendo y encontrando su propio formato. Luego, por supuesto – como bien me enseñaron-, lo dejo reposar, lo miro de lejos y afino cuidadosamente ambos conceptos: el tema y formato.


7.—El tercero de los bloques está dedicado a un grupo de estrellas de Hollywood, ¿el cine es una de las fuentes de las que se alimenta tu trabajo?

Me gusta mucho el cine, no solo como espectadora de una historia, sino en todos sus procesos; la forma en que trabaja el director, el guionista, la cámara, vestuario, música, todo ese mundo siempre me ha fascinado, y sí, el cine está presente en muchos de mis cuentos, a veces en el tema a veces en el formato. Y las estrellas de Hollywood… como no las voy a amar, he crecido con ellas, me han contado tantas cosas y he disfrutado tanto, que he querido sacar algunas de la pantalla, acercarme a ellas y crearles pequeñas escenas personales. Es mi pequeño homenaje.


8.—El primer libro siempre produce sensaciones encontradas, ¿qué pesa más la ansiedad por esta nueva experiencia o la satisfacción de verlo publicado?

Han pesado muchas sensaciones, incluyendo las dos que tú mencionas, y cada una en un momento determinado. Durante el proceso de agrupación, corrección y composición del libro ha primado la emoción, y el estímulo para seguir escribiendo; luego ha llegado el vértigo al verlo listo para publicar, con intento de autosabotaje incluído (espero que no siempre me suceda así…). Y claro que sí, también he experimentado la satisfacción de verlo publicado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .