HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE

Francisco José Segovia Ramos






Te quiero más que a mi propia vida, pero tus reproches… ¡ay, tus celos me enfurecen! Por eso hace una semana, en un arrebato de ira, te apuñalé mientras dormías.

Enterré tu cuerpo en el jardín de la parte trasera de la casa, y excusé tu ausencia diciendo que te marchaste de viaje. Los días pasaron y las noches se hicieron eternas porque me faltaba el calor de tu cuerpo.

No puedo vivir sin ti. Por eso recuperé tu cadáver anoche. Excavé y extraje tu cuerpo amortajado del barro pegajoso que quería arrebatarte de mi lado.

Ahora, mientras cenamos juntos, te contemplo bajo la luz parpadeante del fluorescente. Las cuencas vacías de tus ojos tienen vida ajena, y tu boca rezuma los líquidos malolientes de la putrefacción. Pero sigues siendo tú, y ni siquiera la muerte nos separará, por mucho que la parca te vista con ropajes indecentes y desnude tu cuerpo de carne, sangre y vísceras.

¿Quieres algo de postre, querida? Después te daré el beso de buenas noches y te acostaré sobre la cálida cama de nuestro dormitorio. Así, hasta el fin de nuestros días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .