EQUISEY: “Sobre la confianza”

Carlos E. Luján Andrade






Y: No comprendo cómo me pudo suceder. Le creí porque tenía experiencia.

X: Te lo volvieron a hacer. Era previsible. Nunca me escuchas.

Y: Es que lo olvido. Uno siempre se fía del instinto.

X: El instinto es lo primero que te engaña. Ni siquiera la reflexión aguda es fiable.

Y: ¿Cómo es eso?

X: Bueno, el instinto se adecúa a lo que te induce la presencia de una persona en particular. Si alguien te “inspira” respeto, afecto, confianza o lo que sea, no se está basando en un patrón. Sino es una impresión que no tiene ninguna justificación. Es una nubosidad que te rodea la que motiva tu actitud hacia la otra persona. Y lo más probable es que eso dependa de tu estado de ánimo y no del otro sujeto. Sin un día te da ganas de confiar, confías no más.

Y: Y qué hay de las pruebas que acrediten que se deba confiar. Si es así, entonces de qué serviría la entrega de un currículum vitae en una entrevista de trabajo.

X: Yo te pregunto una cosa: ¿Acaso todos los que pasan el proceso de selección terminan teniendo una carrera provechosa en el lugar donde son contratados?…

Y: Este…

X: No, yo me respondo. Las entrevistas de trabajo solo satisfacen la necesidad de saber si el otro conoce cuestiones técnicas. A pesar de que en estas entrevistas laborales se desvivan por escudriñar en la personalidad del postulante, muy pocas veces se logra saber a ciencia cierta a quién se está contratando. En un currículum vitae no se puede saber si alguien es confiable. Ojo que eso no tiene nada que ver que sea o no buena persona.

Y: ¿Cómo qué no? Si alguien es confiable debe ser una buena persona.

X: Contigo quizás, pero no con el resto. Puede ser una persona leal a una organización criminal.

Y: Es que tú estás entendiendo el concepto confiable como si se sacara de un diccionario. Yo me refiero a algo más general.

X: Lo que pasa es que tú te consideras una buena persona. Entonces, vas a querer que quienes trabajen para ti o te hagan un encargo también lo sean. Si cambias de actitud, podrías también convertir a un individuo egoísta en uno confiable.

Y: Imposible. Al final de cuentas este te terminaría traicionando. Ser confiable no es una condición que puede mutar de acuerdo a las circunstancias. Se es o no es. A lo que tú te refieres es a ser un interesado.

X: A ver. En tu caso. Te falló alguien que deseabas que hiciera algo en específico. Por eso deduces que no es confiable. Juzgas a una persona por un hecho en particular. Tú no les estabas confiando tu vida, sino solo un encargo. Si hacía eso que le pedías, automáticamente creerías que nos podemos fiar de él. Y qué pasa si incumplir tu encargo le ha permitido cumplir con otro. Para ese otro sería un personaje en el que vale la pena confiar.

Y: ¿Me dices que ser buena persona es relativo?

X: Es que una cosa es serlo y otra parecerlo.

Y: Existen grandes profesionales que no son buenas personas. Y eso es porque creen en la virtud de su oficio. Que este está sobre todas las cosas. Los mejores siempre destacan por su habilidad técnica, pero también por ser seres antisociales y en el peor de los casos, crueles.

X: Ahí tú me estás dando la razón. Uno debe ver qué es lo que quiere del otro. Si tú le hubieras dicho al fulano que te falló que podría obtener algo para él si hacía lo que le pedías, lo más probable es que no estarías en esta situación. Tú querías que no solamente fuera eficiente, sino también buena persona. Pides demasiado.

Y: Es que lo que comienza mal no termina bien. Si pensamos así, nos acostumbraremos a pensar así del resto de individuos. Esa frase de “que todos tienen un precio” nos haría creer que nadie actúa por fines que van más allá de lo material. Es cinismo puro lo que defiendes.

X: No exageres. Yo solo digo que seamos prácticos. Tampoco es que lo vea como una filosofía la vida. La idea principal es que esa persona haga lo que deseo intentando no arriesgarme demasiado. Ser calculador en la medida de lo posible.

Y: No es tan fácil hacer esa distinción. Más aún si conforme pase el tiempo y veas eficacia en ese actuar, lo harás filosofía de vida así no lo desees. Ya estarás construyendo el esqueleto de tus acciones futuras.

X: A menos que no lo tomes tan en serio y no pretender hacer un apostolado de esa forma de pensar. Te diré que a veces lo veo de forma lúdica el asunto. Me libera presión y uso el prejuicio para tomar decisiones rápidas sobre en quién confiar o no.

Y: ¿Cómo así?

X: Por ejemplo, desconfío de los que pertenecen al club deportivo de fútbol “***”. Según mi criterio, son gente altanera, grosera y violenta. Tampoco confío en los abogados que trabajan para el Estado, pues siempre intentarán sacar ventaja de lo que le pido o cualquiera que trabaje en alguna oficina burocrática de manera permanente. Recibir un sueldo sin medir su eficacia no me inspira demasiado. También no me fío de los padres que tuvieron hijos jóvenes o sin casarse. Me hace creer que son demasiado impulsivos e irresponsables, y ni qué decir de los que necesitan jugar fulbito todos los fines de semana y tomar cerveza luego de este con todas las camisas sudorosas y el cuello cubierto de carca. ¡Cómo vas a beber alcohol luego de hacer deporte! Es una insensatez. Para mí son gente superficial, nada lo ven con gravedad.

Y: Oye, eso no tiene sentido. Ahora me dirás que no confías en alguien que tenga un color de piel distinto.

X: Eso es totalmente diferente. Nadie escoge el color que tendrá ni la cultura a la que pertenecerá, pero sí es dueño de sus decisiones. Eso va construyendo la personalidad con el pasar de los años.

Y: Estás generalizando.

X: Tú también lo haces. Cuando ves que alguien tiene cinco años de experiencia en una actividad asumes que todos los que tienen ese tiempo trabajando en una cosa son igual de buenos y al final pueden terminar fallando.

Y: Entonces, ¿no se puede confiar en nadie?

X: Sí, por supuesto. Pero tú debes escoger los criterios propios para hacerlo así sean disparatados o no, para que si te fallan no le eches la culpa al otro, sino a uno mismo por ser tan gil por no haber escogido bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .