Migración de las mariposas monarca

Helena Garrote Carmena

 

 

 

 

 

Por las mañanas, cuando mi madre se iba a trabajar, nos pedía varias cosas:

—Venid derechos a casa, haced los deberes y no abráis a nadie. Y cuidado al calentar la leche.

Al salir del cole corríamos a cambiarnos de ropa y nos bajábamos a la calle. Detrás de nuestro bloque había un solar al que nos colábamos saltando una tapia. Entre toda la pandilla encendíamos una fogata con papel y palos y pasábamos la tarde alrededor del fuego. Mientras los chicos jugaban a pegarse, decían palabrotas o competían a ver quien escupía mas lejos, nosotras hacíamos corrillo y cantábamos, o nos contábamos lo que habíamos soñado, o elegíamos cuál de los que escupían nos gustaba más. Las horas pasaban volando. Al anochecer apagábamos la hoguera y regresábamos a nuestras casas.

Cuando mi madre llegaba, se quitaba los zapatos y se sentaba un momento a descansar.

—¿Habéis comido?
—síí…
—¿Ha llamado alguien?
—noo… —contestábamos al unísono, sentados alrededor de la mesa con los libros y los cuadernos abiertos por cualquier página.

Luego se levantaba y se preparaba para hacer la cena.

Siempre se enfadaba porque la leche había rebosado por la cocina de gas. Un dia lloro y todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .