Apartamento con vistas

Helena Garrote Carmena

Playa de Agosto (2015)-Ricardo Gago

 

 

 

Aquel verano en Benidorm fui consciente de que la vida no era una línea continua e infinita, si no una curva que sube y luego cae.

Bajábamos a la playa, con todo lo que el momento requiere; mi madre con su vestido floreado, sus gafas de sol y una gran bolsa estampada llena de toallas, protectores solares y demás útiles necesarios para el disfrute marino. Nosotras, luminosas y gráciles, embutidas en nuestros trajes de baño, camino del momento más deseado del día, del año, del mundo.

Cruzamos una pequeña calle muy transitada y lo hicimos en grupo, protegidas en piña. Al subir la acera, mi madre tropezó y cayó al suelo. No olvido esa instantánea. Le ayudamos a incorporarse, dijo no sé qué, mientras todos comprobábamos que se encontraba bien. Continuamos nuestro camino a pasito un poco más lento, porque mi madre cojeaba, aunque ella le quitaba importancia.

.

Esa mañana vislumbre algo; algo que me negaría a ver y esquivaría durante años, porque intuí que mi dolor algún día podría ser insoportable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .