Cortocircuito

José Luis Barrera

 

 

Le dijimos que había robots entre nosotros y ella se desconectó.

No fue una broma: la gente de carne y hueso no existe: el cerebro es un procesador lleno de chips; los nervios, circuitos; y la energía que activa músculos y articulaciones, un simple impulso eléctrico.

La culpa me corroía – somos máquinas con conciencia – y era frecuente que huyese de mi casa para refugiarme en sitios de mala muerte.

Cierta noche un amigo me visitó.

— ¡Qué imbéciles! ¡Ella sí sabía la verdad…!

No comprendí.

— Es evidente: no existen los robots, somos humanos.

Quise creer que bromeaba, pero él insistió:

— Si te lastimas, ¿brota aceite? ¿Se puede curar la vejez actualizando el sistema o eliminar las enfermedades con softwares?

Hasta entonces sentía remordimiento, aunque sin perder la esperanza de que, tarde o temprano, algún laboratorio me la devolvería reconstruida.

La revelación de mi amigo me apagó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.