Juventud

José Lorente Guillén

 

 

A cierta hora la noche se colapsa y asistimos
a la sordidez de todo lo romántico,
la certeza
de que ninguna pérdida podrá salvarnos.
Somos tubos de aire,
somos descontento mal disimulado.
El ron, la música y la belleza son ropas
para cubrir huesos de pájaro.
No hay nada más que un mal sueño,
nada sino el acecho
de un monstruo mediocre, la mentira
de la vida diurna.
Deseamos quedarnos aquí
en este simulacro de habitación sórdida
a las cuatro de la mañana,
en el instante mágico de entender
que no había nada mágico.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .