Bombardeo

Carla Demark

 

 

Chillidos de persianas en la noche.
Las campanadas esconden
el clamor de la estampida:
golpean desde lo alto cuando detona el miedo.
La muerte se anuncia desde el campanario.
No son relámpagos los que serpentean.
Las balas calan el aire en oscuro vuelo.
Se hunde la tierra en el infierno.
La voz de los niños ya no se oye.
Un sinsentido desgarra la carne:
la calle huele a polvo y sabe a ruina.
Sólo un viejo suplicante mira al cielo,
para ver cómo la muerte lo espía.
Grita la campana cuando llora una madre,
y una niña reza en cuclillas.
Allí se quedan temblando en lamentos,
cuando el rechinar de un misil
les calla la vida.

Pinchando en la imagen accederás a la web de la autora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s