El sinsentido

Ángela Zorrilla

guitarra-1000x641

 

 

Aprendamos a hablar con cuerdas rotas.

Una tarde, me encontré con una guitarra, la guardé dentro de mi piel y arranqué a correr. ¿Por qué? Es sencillo: en ocasiones, el ruido distorsiona tus palabras… Los pasos vuelan, las letras se difuminan, las esperanzas se bifurcan y los caminos colisionan entre ellos.

Eso se llama rutina, querido amigo.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s