Chopin nocturnos

Miguel Rubio Artiaga

blackangel

 

 

Oigo la serena melodía
que parte del lago
donde el loto vierte
su veneno enamorado
repleto de notas
para un piano
dibujado
en un estanque
con sargazos
entre los nenúfares.

La soledad del agua
calma del lago
llevada por unos
acordes de pájaros
trinos y cantores
entre los álamos
y olmos gigantes.
La calma de la belleza
ese algo apasionado
que nos hace grandes.

El atardecer
con su cielo plateado
un “hasta mañana” naranja
de un Sol ya cansado.
La brisa que es caricia
un beso delicado
y la corteza del agua
un espejo esmaltado.
Dejarse lamer las heridas
por besos hechizados
en los amores amantes.

Ver como la noche
va tomando el mando
al cambiar los colores
a tonos apagados.
Entonces, apagarse,
los ojos cerrados
convertirse en Chopin
y notar tu alma
convertida
en nocturnas alas
de un pájaro piano.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s