Continuamos bajo el ataque preventivo del miedo

Andrés Carlos López



Al reflexionar sobre los acontecimientos actuales y su posibles soluciones buceo en mis recuerdos buscando respuestas. Y me sorprendo recordando que crecí en un mundo preñado de miedo donde las calles, abarrotadas de pluriempleo, se preguntaban: ¿Qué harías tú en un ataque preventivo de la U.R.S.S.? 


Ahora nos desayunamos con amenazas de una vida en quiebra y dolorosos rescates incondicionales, acompañados de despidos masivos. Comemos un menú compuesto de guerras por la libertad con regusto a coches bomba y máscaras para esconder la sonrisa femenina; y de postre, el milagro de la multiplicación de las costas de hormigón y sangría. Finalmente, cenamos imágenes de animales en peligro de extinción, desahuciados por el fuel que acalora y tiñe nuestro planeta.


A todas horas, los voceros al servicio del poder se desgañitan gritándonos a la cara que estamos en crisis. Mientras, ocultan que el sector del lujo continúa aumentando sus beneficios a razón de un 14% anual. Nos hipnotizan con el mantra de que vivíamos por encima de nuestras posibilidades y, por ello, hemos de aceptar la penitencia (paradigma judeocristiano) ahorrando, para salvar los mismos intereses bancarios que provocaron la crisis jugando a la ruleta rusa de la especulación.


Los “medios independientes” pregonan desde antaño la religión de la apatía, sumando acólito tras acólito. Mientras nos escupen que la única salida posible es la inmolación de la libertad y el estado del bienestar. Cabría preguntarse a quién beneficia este imperio del miedo. Continuamos sin comprender por qué las urnas electorales residen ahora en las sedes de las corporaciones multinacionales, modernos señores feudales que juegan a presidentes de nación independiente. 


Es curioso descubrir que hoy, como ayer, el temor nos paraliza y sin movimiento no hay cambio. Puede que el menú que nos están sirviendo esté caducado. Quizás es el momento de dejar de vivir asustados, quebremos el status quo. Probemos una nueva fórmula, intentemos no repetir los mismos errores degustando una democracia más activa y representativa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .