Devocionario

Helena Garrote Carmena

Tigre en una tormenta tropical (1891)-Henri Rousseau





Salmos, 44 Poema nupcial

Hay un elefante que trabaja en un circo. Su número consiste en pasear a sus lomos a una bella trapecista. Después de dar un par de vueltas a la pista la mujer descabalga deslizando sus muslos por la piel del animal. Con una vara le golpea dos veces en un costado, entonces el elefante se alza a dos patas y apuntando con la trompa al cielo emite un quejido o grito glorioso según se interprete. Si le miras de cerca los ojos se ven las siluetas de los árboles. El atardecer en la sabana tiene el color de la miel.


Salmos, 51 Miserere

Un viejo gorila sentado entre los arbustos parece una persona. Podría ser mi abuelo con ochenta años rascándose su cabeza pelona intentando recordar. Cuando los monos comen saborean el bocado como lo hace mi abuelo, dando vueltas al alimento, removiéndolo con labios y lengua. Ambos comparten idénticos silencios y hay súplica y perplejidad en sus miradas. Yo creo que se les ha olvidado todo.


Salmos, 58 Dios juzga a los gobernantes

Algunas noches un caballo blanco se acerca hasta mi cama. Me despierta el golpear de los cascos por el pasillo. Asoma por la puerta su imponente cabeza y me hago el dormido. Cuando está junto a mí puedo escuchar el ruido de su interior y sentir el fuerte calor que desprende su cuerpo. Pega su hocico a mi oído y resopla. Sé que me habla pero no entiendo bien lo que me dice.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.