“QUINCE TEMAS SALTEÑOS Y UN POETA JUJEÑO” Por Carlos María Romero Sosa

Germán Cáceres




Una emotiva tapa, que originará todo tipo de sugestiones en cada lector y lo acercará a nuestras provincias, tan bellas en su naturaleza y en su cultura, y que han aportado valiosas figuras en todos los campos de la historia de nuestro país.

En la escritura de Romero Sosa se nota a un orfebre de gran sensibilidad ante la palabra. Así en la «Explicación» inicial dice: “…me reconforta imaginar que mis evocaciones guardan en su fugacidad y vaguedad un lejano, un lejanísimo parentesco con el aire que suele traer aromas y ecos”.

Así en «A doscientos años de la batalla de Salta» su mirada es aguda y sutil: “….la historia no es solo leer los acontecimientos acaecidos desde una diferente ideología a la del canon oficial, sino entender un sistema de vasos comunicantes entre los hechos…” Se destaca, además, el frecuente empleo de locuciones latinas y el profundo conocimiento de la historia argentina. Pasan las páginas y el lector continúa deslumbrado por la versación del autor, que no solo cita a los personajes que analiza, sino a su familia y a las características edilicias de sus viviendas (con indicación de calle y número).

En «Sarmiento, la epidemia del cólera de l886-87 y un documento inédito» da valiosos datos del doctor José Hilario Tedín (1854-1930), que prestó valiosos servicios en aquel suceso. Así, otro de los méritos de Quince temas salteños y un poeta jujeño es difundir la obra de prestigiosas figuras poco conocidas de nuestro país.

En «Juana Manuela Gorriti, clásica y actual» no solo comenta que fue considerada la primea novelista argentina (1816-1892), y que junto a Mariquita Sánchez de Thompson y a Victoria Ocampo ” se traspasaron, ajenas al fatalismo cronológico, la antorcha de la esforzada afirmación de su sexo…”

Francisco Centeno (1862-1944) fue un rastreador de datos dispuesto a despejar enigmas históricos, abundando en fechas y citas de las publicaciones de los autores analizados.

«Un semanario manuscrito y en broma en la Salta de l899» bucea en las publicaciones marginales, pobremente impresas -un antecedente de los fanzines-, que criticaban irreverentemente a la entonces patriarcal y cerrada sociedad salteña.

«Un alumno de Gounot en la Salta de fines del siglo XIX», refiere que Clodomiro Arce Romero (1854-1909), sacerdote y arqueólogo, fue además compositor de dos misas y otras obras de origen folklórico y pudo viajar a Paris y perfeccionarse en armonía y composición con Charles Gounot. Y homenajea al salteño con estas palabras: “…un día con el oído atento al pentatonismo andino de raíz incaico revivido en las nativas bagualas, y extasiado otra jornada frente a la sublimidad de las melodías de Charles Gounot…”

Hay un inteligente y emotivo homenaje a los artistas de la familia Dávalos y a Joaquín Castellanos, de quien afirma que se destacó como “poeta, historiador, orador, jurisconsulto, docente”, que bregaba por un idioma vivo y cambiante de acuerdo a las circunstancias históricas y sociales. Su poesía es contundente y audaz, como cuando afirma: “¡Todo es noche y dolor! ¡Ebrio, sin duda, /Cuando hizo el universo estaba Dios!”

«Un poema de Monseñor Campero y Aráoz al Señor del Milagro» es un capítulo en el cual se privilegia la poesía salteña.

Informa Romero Sosa que el diario La Prensa consideró la poesía de Julio César Ranea (1911-1971) como “…una suma de integración entre el hombre con sus facultades creadoras y el arte como la sublimidad de la expresión”.

También hay una muy buena investigación sobre los orígenes y desarrollo de la mítica Galería Güemes, “… un lugar salteño en Buenos Aires”.

Romero Sosa menciona permanente a su admirado poeta Santiago Sylvester, sin duda, uno de los mayores exponentes de la lírica argentina actual -un honor para Salta-, “que deja traslucir ex profeso cierta subjetividad que despunta en el cielo de lo entrañable”. Anteriormente había destacado que su obra se vinculaba con las posibilidades de la vida.

Para el autor, Silvia Ovejero posee un lirismo que se vehiculiza a través del soneto y del haiku.

El poeta jujeño resulta ser Domingo Zerpa, que se identificó con los pueblos de la Puna y el regionalismo, y supo hallar en esos ámbitos un sentido metafísico.

Quince temas salteños y un poeta jujeño es una guía ejemplar para introducirnos no solo en Salta, sino en las mismas raíces de nuestra nacionalidad.

Carlos María Romero Sosa (Buenos Aires) es poeta, narrador y autor de numerosos textos de historia y de crítica literaria.

QUINCE TEMAS SALTEÑOS Y UN POETA JUJEÑO” Por Carlos María Romero Sosa. (Prosa Amerian Editores, Buenos Aires, 2022, 114 páginas)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.