Musarañas, Egidio y ellas

Lala González








Musarañas:
Se dice del que está embelesado y con la boca abierta; del que está distraído o absorto. Las musarañas son unos mamíferos muy pequeños, de gran parecido al ratón, pero cuya cola es más corta y el hocico se prolonga hasta formar una especie de trompa, ligeramente corva.
Una definición encontrada en Google

“Muñecos, ¡Borikén siempre ha sido gay… lo que pasa es que gay siempre ha sido aquello de: “¡a escondidas se goza mejor!””
Egidio Colón-Archilla

Estuve esperando el libro por días. La primera vez que lo ordené por Amazon, no llegó y me devolvieron el dinero. Cosas normales en esta plataforma, en estos días. Volví a ordenarlo, se tardó dos semanas. Ya creía que también me devolverían el dinero, pero no, esta vez sí llegó.

Por sucesos de la vida, no lo pude leer de inmediato, como acostumbro tan pronto tengo un libro en las manos. Me lo llevo en la mochila de viaje, para leerlo durante el vuelo y tampoco lo leo. Es que este libro es para leerse de un solo tiro y en tranquilidad. Este libro merece trato especial. Egidio me decía: “Espero no te asustes”. Yo le contestaba: “Querido, en estos días son pocas las cosas que me asustan, estoy segura que tu libro no me habrá de asustar”. Así fue, más allá de asustarme, me conmovió, me mantuvo al borde de la silla mientras lo leía. Musarañas es una confesión que muy pocxs querrán entender y otrxs, lxs genuinxs y valientxs la aceptarán como cierta.

En este libro de carácter confesional, digo esto no porque el autor me lo haya confesado sino porque es una historia que cualquier gay puertorriqueño podría haber vivido, no solo se expone las experiencias de dos hombres homosexuales durante una relación cibernética sino que se desmantelan verdades que pocxs en esta comunidad se atreven. Ser parte del gremio LGBTTQIA no es fácil. Digo esto no porque me lo hayan dicho, lo digo porque yo pertenezco a este nicho y aunque puedo decir que tengo “el privilegio” de pasar como mujer heterosexual cis, hasta esto es duro, difícil, doloroso. Colón-Archilla se atreve a desnudarse escribiendo, vulnerándose hasta lo sumo. A pesar de el carácter lúdico que quizás trae en sus líneas, las entrelíneas van cargadas de soledad, tristeza y otredad. Tres características normales en nuestra comunidad, gracias a la realidad odiante que nos rodea.

Usando un lenguaje coloquial y sencillo, Egidio logra capturar a quien le lee, llevándolx de la mano. Aseguro que en ocasiones sentí estar dentro de la narrativa, fui parte activa de lo que el autor estaba contando. ¡Excelente trabajo narrativo!

Pero Musarañas es mucho más que una historia. Este manifiesto gay es una crítica contundente a la realidad que viven algunos compañeros. Esos que esconden sus realidades tras sus profesiones, sus puestos, la sociedad y hasta en la Academia. Este libro es una ventana al mundo de aquellxs que por las razones que sean aún niegan su verdad. Musarañas es una mirada desde adentro a ese mundo cruel que nos hace sentir aisladxs dentro de nuestra propia comunidad.

Quizás Musarañas no sea lo que muchxs esperan. Quizás. Lo que les puedo asegurar es que luego de leer este libro les garantizo habrá muchas verdades que las pondrán en tela de juicio, habrá muchos dioses que serán desterrados del Parnaso.

A ti Egidio querido, gracias por este zarandeo tan necesario para mí. Hoy estoy más segura de los pasos que doy no solo como escritora en en este nicho LGBTTQIA, sino que también me siento más libre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .