No conoces mi pueblo pero seguro que te suena

José Pastor González







Quiero vivir en una megaurbe, 30 millones de habitantes, 38 millones de individuos pululando, caos, contaminación, destrucción, anonimato… Tokio, Shangái, Manila, Estambul… y a tomar por culo el ver todos los días de la semana, las mismas jetas hablando y hablando de las mismas putas cosas de siempre: ovejas, cereales, tractores… y criticando la vida del vecino, porque aquí nos conocemos todos.

Quiero vivir en la ciudad con mayor número de asesinatos, violaciones, suicidios, atracos a mano armada, manifestaciones violentas… DONDE-PASE-ALGO, y no este aburrimiento mortal de tarde-noche-de-domingo-eterno-en-el-culo-del-mundo.

Quiero vivir en la ciudad más viciosa del mundo, donde poder tomarme una copa a cualquier hora del día y de la noche, donde pillar la mejor coca, el mejor mdma… y no tener que recorrer más de 30 kilómetros por carreteras mal desbrozadas y mal parcheadas, para tomarme una jodida copa un sábado a las tres de la mañana. Y encontrarme a la misma camarera de siempre, con el mismo aburrimiento de siempre, con la misma música de siempre, y los mismos de siempre, balbuceando sobre ovejas y chicas, cereales y chicas, tractores y chicas, ¿y dónde están las chicas? ¿y dónde hostias se ha metido la camarera? ¿y dónde se puede pillar algo?

Quiero vivir en Los Ángeles de Blade Runner, codearme con chicas con pelos de colores, con replicantes, con Hare Krishnas, con punkis, con mestizos, con judíos ortodoxos… en vez de jóvenes, viejos, mujeres, hombres y niños y replicantes con el mismo corte de pelo cortesía de la única peluquería en 25 kilómetros a la redonda. Y todos con el mismo estilo de ropa, cortesía de los puestos del mercadillo de los martes en el pueblo de al lado.

Quiero pantallas publicitarias gigantes de Coca-Cola, Pan Am, Sony… y comer en los puestos callejeros de comida mientras me invitan a “una nueva vida le espera en las colonias espaciales”.

Quiero sumergirme en la oscuridad de Gotham, quiero ser un anónimo habitante de Zión… y luchar por mi futuro, y no este vacío, esta muerte en vida, sentado en el poyete de la iglesia mirando el vuelo de las moscas.

Quiero colegios, institutos, universidades, academias, escuelas.., no escuelas que se caen a pedazos, con profesores que se caen a pedazos, con ordenadores que se caen a pedazos.

Quiero ir de compras, empaparme de glamour, de Louis Vuitton, de Dulce & Gabana, de Versace, de Lorus… quemar la tarjeta de crédito, y dejar de comprar baratijas, imitaciones y falsificaciones en tiendas de todo a cien y en el mercadillo semanal.

Quiero pasear por Wall Street y hacerme fotografías chorras tocándole los cojones al Toro de Wall Street y que se joda el Toro de Osborne, que el de Wall Street los tiene más grandes. Que se jodan todos los pueblos con encantos de la provincia de Soria. Y de Zamora. Y de Teruel. Veniros aquí en invierno ya veréis que gusto.

Quiero que me atiendan en el hospital Karolinska de Estocolmo, que me curen la úlcera en la clínica Universitaria Bolivariana, que me transplanten el hígado en la Fundación Valle del Lilli, que me quiten los juanetes en el Cedars-Sinai Medical Center de Los Ángeles… y no jugármela en consultorios o centros de salud donde un día falla la ambulancia, otro han quitado al pediatra, y al siguiente el médico está pasando consulta en los pueblos de alrededor.

Quiero ver los grabados de Goya, las pinturas de Van Gogh, las colecciones del Museo del Prado y las del Museo del Louvre … y mandar a la mierda los museos etnográficos, de los dinosaurios, la avutarda, la Transhumancia … o de cualquier otra majadería con las que hayan engatusado al alcalde de turno los mismos enteradillos-de-la-capital-de-siempre.

Quiero disfrutar de un concierto de Jack White, estar en primera fila, bailar, gritar, disfrutar, ponerme ciego de anfetas… Quiero estadios de fútbol llenos de gente escuchando a Red Hot Chili Peppers. Quiero pabellones que se vengan abajo con Rage Against the Machine.

Quiero ruido y destrucción… Y quedaros con las bandas municipales, las verbenas, los pasodobles y el mismo grupo de rock (del pueblo de al lado) de todos los años. O los incombustibles e insoportables Medina Azahara de todos los años.

Quiero la misma oportunidad que tenéis los de la ciudad para mandar a tomar por culo el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .