Cuando beber vino era visto como de perdedores

José Pastor González








beber vino en un bar de abuelos
de esos bares desangelados y fríos como lápidas de mármol
de camareros ojerosos vino barato carajillos y copas de 103
lugares donde ahogar o sacar a flote
el dolor o los demonios
que se llevan dentro, muy dentro
esos bares:
de bebedores broncos de esos que culpan al resto de los mortales de sus desgracias
de bebedores solitarios, silenciosos, casi invisibles, que evitan hablar para que no se le escapen las lágrimas y los mocos
de bebedores pegajosos y molestos como moscas que hablan y hablan para espantar a manotazos su mediocridad
de bebedores nerviosos, afilados, inquietos, incansables que creen tener todavía una oportunidad
esos bares desangelados y fríos
donde todos comparten la misma necesidad de levantarse
y a los que les sobran las excusas hermosas para beber un vino
esos bares donde morir todos los días
para seguir viviendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .