EQUISEY: “Sobre el miedo”

Carlos E. Luján Andrade






Y: ¿Por cuánto tiempo se puede tener miedo?

X: Hasta que lo olvides. El miedo, a diferencia de la ansiedad, tiene un origen real. Lo podemos ubicar en un escenario. Y que lo olvides no implica que desaparezca.

Y: Pero hay hechos que nunca olvidas.

X: Así es, pero la incertidumbre, el alimento del miedo, se disipa. El miedo es una proyección. Un anticipo del futuro.

Y: ¿Dices que el miedo no existe en el presente?

X: No, es una sensación presente pero acompañada de la imaginación. Los temores se alimentan de probabilidades nefastas. Uno mismo ejercita su creatividad creando situaciones donde esa calamidad se concreta.

Y: ¿Y si no llega esa calamidad?

X: Es ahí cuando comienza el olvido. Damos un plazo personal a la concreción de la tragedia que nos produce miedo. Este prescribe cuando las condiciones alternas comienzan a desaparecer.

Y: ¿Condiciones alternas? Asumo que te estás refiriendo al contexto.

X: Comencemos a crear una radiografía del miedo. En parte es el motor de todas nuestras acciones. Por decir algo, ¿por qué estudiamos?, ¿por qué trabajamos?, ¿por qué decidimos formar una familia?

Y: Porque nos dicen que debemos hacerlo. Si no estudiamos, no conseguiremos un buen empleo que nos permita mantener a una familia. ¿No es así?

X: Sí, aunque antes nos condicionaron a que de no hacer una y otra cosa nos moriríamos de hambre. De no realizar lo que la sociedad nos ordena, seríamos una paria. En el fondo nos están atemorizando. La formación elemental está cargada con sentencias éticas y morales donde se intenta inducir al individuo a actuar de acuerdo a los intereses de la sociedad.

Y: ¿Nadie hace las cosas por el simple hecho de hacerlas?, ¿acaso los seres humanos encontramos la motivación en el miedo a la muerte? Sería simplificar las cosas. Existen grandes ideales que no llevan el miedo como justificación. Tenemos al arte y se diría que se hace a expensas de saber que eso podría llevarlo a ser una paria social.

X: ¿Y no crees que tenga miedo por haber decidido actuar así? Tenemos a los que el miedo los lleva a actuar para que este deje de atormentarlo. Mientras trabajas, el miedo a que se muera tu familia de hambre se disipa. Si persistes en una actividad que te expone a la enfermedad, el miedo se hace cada vez más intenso. Insisto, no desaparece.

Y: Pero no es persistente. Si bien no podemos olvidarlo, creo que quien hace algo sin tener ese sentimiento presente vive más pleno. El que va todos los días a laborar porque no quiere morirse de hambre, lleva consigo el peso del miedo. El que se pierde en la creatividad poco remunerada, se libera de aquel sentimiento. Solo lo recuerda cuando le suena el estómago o no encuentra nada en sus bolsillos para una pastilla o un trago.

X: Pero está presente. Uno lo anula involuntariamente. Vivir con miedo es lo que nos ayuda a sobrevivir. Actuamos y decidimos en función de este aunque no nos afecte directamente. La pena de muerte es un concepto que no contribuye en nada pero lo vemos como una opción a disminuir el temor.

Y: ¿Ni siquiera para coaccionar al que comete el delito?

X: Nunca. Eso se ha dicho para justificar moralmente un acto horrendo. Si un potencial asesino pensara en las consecuencias de sus actos, pues no lo haría. La gente mata porque no tiene opción. Nosotros creemos que sí la tiene porque no vivimos su angustia. Para un asesino, la ira es como el ahogo. Imagina que estuvieras en el fondo del mar y sientes que te ahogas, sin embargo, el aire que está en la superficie está contaminado. Inevitablemente saldrás y morirás. Así se sienten esas personas. El miedo a morir ahogado es más fuerte que el de ser envenenado.

Y: Llegamos a la conclusión que no se puede vivir sin miedo.

X: Es que es natural. Eso nos hace sobrevivir. ¿Cómo vamos a prescindir de lo que impide que nos extingamos?

Y: A menos que nos terminemos adecuando. Si podemos afirmar siempre sentiremos miedo, también podemos asegurar su disminución.

X: No estoy tan convencido. El miedo es uno solo. ¿Podemos decir tuve un gran o poquito miedo? Solo es cada vez más presente, más claro.

Y: No lo sé. ¿Qué dices de los ataques de ansiedad o pánico? O cuando te desmayas ya que el organismo reacciona para evitar un mal cardíaco.

X: Lo atribuyo a que es porque no estuvo consciente del miedo. Porque eso también hay que considerar. El ser humano vive con miedo pero no siempre se da cuenta de ello. Nuestro instinto de supervivencia nos hace sentirlo. Sin embargo, el hombre moderno lo bloquea. Imagina que un cervatillo ande por los campos sin preocuparse por el entorno. Ante un puma sale corriendo porque en el fondo sabe que es probable que siempre exista un depredador. No se queda petrificado. No podría. Eso pasa cuando ves que algo que está totalmente fuera de toda lógica, se te presenta. Como si vieras un fantasma, un duende o un extraterrestre. La mayoría de personas racionales las han anulado de su visión del mundo. Es natural que si esto se te presenta, tus paradigmas se quiebran. Eso produce inicialmente pánico.

Y: Te leo una reflexión acerca de una idea del psicólogo llamado Héctor Regalia: “Si toda acción es una reacción, la evolución entera se reduce a una continua reacción, y, en este sentido, a una adecuación sin fin. El signo del progreso será, pues, la disminución del esfuerzo; y la búsqueda de los movimientos más adecuados para lograr el cese o disminución de los sufrimientos constituye «la explicación suprema de los procesos evolutivos».” Regalia habla del dolor, que es lo que nos hace actuar, el que cambia el estado actual de las cosas. Y podemos decir que también eso tiene relación directa con el miedo. Nos dice que el hombre siempre huye de los estados dolorosos, así que se deduce que es “el antecedente constante e inmediato de las acciones humanas.” ¿Qué te parece?

X: De acuerdo. Si cambiamos la palabra dolor por miedo podríamos decir que algo tienen que ver.

Y: La búsqueda de aminorar esos sentimientos nos impulsa a hacer. La vida es acción. Los pensamientos son empujados por una necesidad. Entonces, el miedo es para siempre. Sin él no podríamos existir.

X: No voy a negar que esa idea también da miedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .