La rosa

Miguel Rubio Artiaga

Two roses on a tablecloth (c.1883)-Edouard Manet




Es inútil mirar las flores
si las flores no te miran.
Lo mismo que nunca
es igual el aroma
de una rosa ya decapitada,
llorar inútil del tallo,
que ha sufrido la guillotina.
No caerán sus pétalos
con los de sus hermanas
en el último, postrer
soplo de vida.
No las besará su tierra madre.
Ni acabarán siendo,
con el Sol y la lluvia
parte integrante de la misma.
La pobre rosa emigrante
acabará siendo su tumba
cuando ya sea un cadáver
un esqueleto reseco,
el cubo de basura.
Ya no volverá a ver
con sus hermanas rosas
en las noches nocturnas
el ensoñador blanco de la Luna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .