La responsabilidad del lector en tiempos de crisis

Carlos E. Luján Andrade

 

 

 

 

Si pertenecemos a una generación a la que le ha tocado vivir hechos que sabemos que marcarán el futuro de la humanidad, que alterarán inevitablemente el statu quo, debemos asumir la responsabilidad por comprender en su real dimensión los hechos que se están viviendo. Las preguntas sobre diferentes aspectos de los que ya teníamos certezas se dispararán exponencialmente. Las verdades instaladas en nuestra consciencia y en el bagaje cultural aprendido desde hace mucho deberán ser revisadas porque serán puestas en cuestión ante los nuevos acontecimientos. Lo que uno pueda vivir siendo parte de la sociedad deberá analizarse desde dos aspectos: la relación del hombre con su entorno, con la materia y la que tenemos con nosotros mismos, el llamado viaje interior. Es de vital importancia que debamos buscar ordenar los pensamientos que en este momento brotan como flores en primavera. Y entender que solo eventos extraordinarios como los que estamos viviendo son los que ayudarán a las mentes a germinar nuevas perspectivas hacia nuevos horizontes del conocimiento.

Será inevitable que tanto las creencias religiosas y las certezas que nos promete la ciencia puedan ser puestas en debate. El ser humano está combatiendo no solamente por ubicarse en este contexto social, sino también batalla por encontrarle un espacio a su reflexión. La pregunta, ¿en qué lugar estoy situado ante una situación como esta? seguirá martillando la conciencia durante largo tiempo. Tampoco sería ideal que reduzcamos la respuesta a tal interrogante obviando los hechos y dejando que sean otros los que encuentren el camino hacia la resolución de esta incertidumbre, y reinterpretando lo que estamos experimentando como individuos en un tiempo determinado de la historia a sus intereses. Ser los artífices de las propias ideas nos hacen menos vulnerables a la manipulación.

Pero qué haremos durante este periodo. La lectura responsable es una alternativa. La formación tanto filosófica, religiosa, sociológica y en general, cultural, deberá ser revisada con suma urgencia. No somos seres vacíos llevados por pensamientos ajenos hacia el destino. Al contrario, dentro de nuestra forma de aprehender el mundo existen criterios aprendidos que son tomados para interpretar y satisfacer las vivencias. Y es en momentos de crisis como estos que la claridad y la búsqueda de ideas y conceptos didácticos son de suma urgencia. No asumir nuestro rol de seres pensantes ante una época de desafío en que se podría poner en juego la supervivencia de la especie sería un acto irresponsable e irracional.

El trabajo que nos queda, sobre todo a los lectores, es direccionar tal actividad hacia la búsqueda de textos que nos ayuden a entender la naturaleza humana en relación con su entorno. Explorar en las ideas, conceptos y sistemas de pensamientos lo que estamos viviendo y lo que vendrá. Es necesario volver a respondernos aquello que otros nos respondieron sin siquiera habernos planteado las preguntas. Hoy nos debemos cuestionar sobre nuestro lugar en el universo, la relación de la naturaleza con la existencia del hombre, acerca de nuestro rol en la transformación del devenir humano y qué fuerzas mueven al mundo que todavía no podemos comprender.

Desempolvemos los libros de Platón o de Aristóteles y Tomas de Aquino y los volvamos a enfrentar al naturalismo de Fehuerbach, por ejemplo, a los postulados que contraponen al idealismo con el materialismo filosófico y veamos si realmente es irreconciliable la religión y la ciencia. Ahora más que nunca ya que invocamos plegarias por los que más sufren y enfrentan este terrible mal y a la vez intentamos descifrar en estudios científicos cómo la naturaleza puede ir en contra de nuestra supervivencia. Ahí vamos a redescubrir esa tensión entre la fe y la realidad, y qué hace que existan tantos discursos que parecen que apuntan hacia direcciones distintas. Releer la idea de la materia expuestas tanto por los idealistas como Kant o Berkeley y su refutación por parte del materialismo filosófico, y por lo tanto, entender la naturaleza vital de la metodología de la ciencia. Eso nos acercará con mayor profundidad y orden a las corrientes de pensamiento que nos liberarán de la incertidumbre a la que la sobreinformación nos somete. Repasando las biografías de Newton, Hegel o Einstein, podremos hallar la cartografía del pensamiento racional. Más aun, la literatura universal nos trae grandes obras como “Galileo” de Bertolt Brecht que se podría revisar con interés. También será de vital valor el explorar el tema moral y los límites de la ciencia ante ese aspecto, donde la ley de la causalidad poco o nada puede hacer ya que esta no busca darle un sentido a la vida, sino darle una explicación material a lo que existe. Así encontraremos que esa tal contraposición radical entre ciencia y religión está más basada tanto en los fundamentalismos religiosos como científicos.

Por eso es preciso insistir que la responsabilidad del lector en estas épocas deberá orientarse hacia la utilidad necesaria del conocimiento para sacarnos de la incertidumbre que un evento tan dramático como una pandemia mundial nos pueda hacer caer en la desesperación y la irracionalidad atentando contra nuestra propia existencia. Un lector informado, comprometido podrá orientar y esclarecer las dudas de sus congéneres hacia un camino de sensatez y esperanza. Los grandes pensadores y literatos nos han dado los instrumentos con los que podemos enfrentar las tentaciones de la estupidez que a muchos los ha llevado a la destrucción y a colocarnos en esta situación límite para el ser humano.

Una respuesta a “La responsabilidad del lector en tiempos de crisis

Responder a Hagalur Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .