Algunas veces

Miguel Rubio Artiaga

 

 

 

 

Algunas veces somos
la corriente de aire
fresca en el estío
que corre sin domesticar.
Otras, anclas clavadas
como garfios en el mar.
A veces, cabalgamos
sobre sueños
que semejan nubes
reflejadas en la calma
serena de un lago.
Jugamos a ser felices
inventando desesperados
una colección
de diferentes sonrisas,
intentando olvidar
los sentires tristes.

A veces comemos dioses
y otras los creamos.
Algunas veces, venimos de allí
sin poder escondernos
para no estar aquí
ni en ningún lado.
A veces, nos come la vida
con sus colmillos de miedos
convirtiéndonos
en caníbales de la esperanza
que atesoramos.
Nos perdemos en las losas
de antiguas sendas
que fueron colocadas
por sudores antiguos
de hermanos esclavos.

Algunas veces lloramos,
llanto amargo
de amor con aroma
de cementerio
y ramos de flores
secos y arrugados.
Lágrimas de olvidos
en frascos de cristal
que creías ya
en las estanterías
de los sucesos vividos
que no podemos olvidarlos.
A veces, somos manglar
otras veces fuentes,
charcos, manantiales,
cataratas o lagos.
Podemos romper la roca
y hay momentos
que un puñado de arena
traído por el viento
puede aplastarnos.

Algunas veces reímos
y otras, muy pocas, volamos.
Nos morimos,
gastamos los años,
unos pocos viviéndola
muchos viéndola pasar,
y todos asustados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .