Junto a la frontera

Helena Garrote Carmena

 

 

 

 

Algunas tardes -y si no tengo otra cosa que hacer- me acerco a una pequeña residencia donde se atiende a personas sin recursos, enfermas y solas. Es una forma como tantas de apaciguar la conciencia.

Hay un hombre que me llama especialmente la atención, aunque a él no parece importarle mucho mi presencia.

Tiene los ojos negros, grandes y profundos. Está en el inesquivable camino de regreso, de vuelta de todo antes de tiempo, y herido de muerte.

Me siento a su lado, tomamos un poco el sol y luego le acompaño durante la cena. Hablamos poco. No me gusta perturbar el dolor ajeno, lejos de reconfortar, a veces puede ser irritante. Podría caer de rodillas delante de él. Me rinde la dignidad de los vencidos

-Tienes nombre de rey.

Eduardo se sorprende de mi ocurrencia y me hace una mueca entre la burla y la risa. No le falta razón.

Puede que esta noche, cuando se acueste, recuerde mi tontada y vuelva a reír al verse presidiendo el Salón Real. Ojalá se imagine apoltronado en su silla de pan de oro, sienta el calor del armiño en sus hombros y el peso de su preciosa corona.

Ojalá se le llenen los ojos de bellas danzarinas que le agasajan le complacen y le sirven.

Ojalá que la realidad esta noche tenga su castigo y caiga muerta a sus pies, estrangulada con sus propias manos.

Ojalá sea el guerrero libertador de todas las tierras sometidas que habitan su cuerpo.

Un joven rey, bello y poderoso. Dueño y señor de su destino y sus pulsos por una noche, antes de volver a despertar. Ojalá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .