Y ASÍ SE CUENTA LA HISTORIA: “Los cuento fríos de Lagos”

Ítalo Costa Gómez

 

 

 

No es la primera vez que aprovecho el espacio que tan cálidamente me da Periódico Irreverentes para hablarles un poco sobre mis lecturas. Los cuentos cortos son uno de los géneros literarios que más disfruto. Lo prueban publicaciones que he hecho a lo largo de este año en esta columna desde donde los abrazo cada inicio de semana.

He hablado sobre las maravillas de Jorge Cuba-Luque en “Ladrón de libros” o los extraordinarios cuentos cargados de emociones fortísimas de Juan Mauricio Muñoz en “Al norte no hay paraíso”. Hoy quiero dedicar la semana a hablarles de un libro que hace poco llegó a mis manos: “Cuentos para gente fría” de Luis Lagos. Un amigo que he cultivado gracias precisamente a que les escribo mis experiencias cada mañana y tengo el honor de contar con él como lector, amigo y colega.

Luis Lagos siguió estudios de Historia en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional Federico Villareal y cuenta con una Maestría en Comunicación Social en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ha publicado no solo cuentos, sino también innumerables artículos para los medios escritos más importantes del Perú y hasta poesía con “Radiografía arterial” en el año 1996.

Desde que “Cuentos para gente fría” llegó a mis manos el entusiasmo por leerlo era muy grande debido a la espera que tuve que vivir para que el texto llegara a mis manos (pero esa es otra historia que dejaremos para otro momento). Quedé infinitamente sorprendido con la calidad de los ocho cuentos con los que el libro se luce.

En cada uno de ellos se hace un hincapié asolapado en la frialdad con la que podemos ver un noticiero sensacionalista o leer los titulares trágicos de un diario cualquiera. Te encuentras a ti mismo enfrentado con situaciones límite en cada relato cuyo final amenaza con no ser siempre feliz.

La sensualidad y la picardía de la pluma de Lagos está todo el tiempo presente. Sobre todo, en “El administrador del hotel silencio” y “La cubana expresión”. También las pasiones mundiales como el fútbol y la mezcla de lo que puede hacer en deportes como esos los golpes de buena suerte y la constancia sin límite.

Los personajes son perfectamente dibujados, desde el nombre hasta la personalidad, se hacen tus amigos y vives cada una de sus historias con el sincero deseo de que acaben bien. Cada uno de los personajes como Lorenzo, Eugenio Punzante, Cristobal, Roberto, Jorge Peñafuerte Lancero o Dueñas Bisetti están trabajados con cuidado y elegancia. El toque del escritor para cuidar que el lector no se pierda de cada uno de los detalles separando cuento por cuento y uniéndose de forma natural es agradable y conmovedor.

Una lectura en la que no hice pausa desde que lo inicié y que fue un verdadero honor y placer que su autor me haya dedicado. Me llevo esa firma en el corazón y la comparto con mis gentiles lectores mientras los invito a leerlo. El buen momento lo tienen asegurado. Se los firmo, pequeños fríos irreverentes de cálido corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .