La inmadurez inacabada

Carlos E. Luján Andrade

La metamorfosis de Narciso (1937)-Salvador Dalí

 

 

El zángano es el vago, el que anda siendo arrastrado por la vida como un barco de papel sobre un riachuelo. Este se lo lleva sin resistencia y el individuo solo lucha para no ser hundido por cualquier mala onda. Sin embargo, va hacia alguna parte, un viaje existencialista que lo hace inevitablemente fortalecerse ante los embates que le presenta ese naufragio obligado. En esta realidad, podremos quedarnos quietos, andar a paso lento y perezoso, sin embargo, nunca estaremos en el mismo lugar. Fernando Morote en su libro Los quehaceres de un zángano, va por esa senda. Un testimonio parecido a una educación sentimental, algo extraño por su composición, pero no por eso poco claro. A pesar de sus saltos de tipo temporal, de diferentes estilos narrativos y de tipografía, nos muestra a un único personaje que lucha por sobrevivir a una condena llamada vida.

Podremos hallar en su lectura una especie de novela de aprendizaje fallida, aunque no falta de destreza, sino porque el personaje en sí, a pesar de sus experiencias vitales, insiste en sus errores. Trastabilla, cae, se levanta y continúa su viaje a pesar de convivir con los resultados de sus equivocaciones.

El libro se encuentra estructurado en dos partes. En la primera describe la intensidad por vivir explícitamente, al filo de la integridad emocional y física llamado Inventario Personal y una segunda algo más dubitativa y cercana, titulada Hasta que el matrimonio nos separe.

En la primera sección vemos al personaje lidiar con deseos, vicios, decisiones sin llegar a la introspección porque no lo quiere hacer, no olvidemos que es un zángano, vago para reflexionar o poner en entredicho sus ideas por largo tiempo. Las experiencias narradas son tal cual las muestra. Su paso del sexo, las drogas y su rehabilitación son contadas descarnadamente. Podríamos decir que textualmente sentimos lo que el personaje vive. He ahí un valor de la novela. Secciones que podrían leerse independientemente y sabríamos que se refiere al mismo personaje. Como mencioné con anterioridad, si hubiera una línea donde describiera el crecimiento personal del individuo protagonista de las historias y un desenlace donde deduzcamos aquel aprendizaje, sabríamos que es un personaje de ficción, pero nos hace dudar por una suerte de mimetización del autor con lo que narra. Ante eso, es lógico no encontrar un cierre total a lo que nos cuenta. Una especie de bitácora inacabada de un autor con una existencia latente.

La segunda sección es más personal, donde se usa el recurso literario de la epístola y que nos deja ver desde el lado del personaje principal, los vaivenes de una relación sentimental. Desde la pasión y la obsesión desenfrenada, la vida en común, la imposibilidad de lo deseado, la desazón y el tedio. Quizás nos aventuremos al afirmar que esta parte es la más lograda del libro a nivel de estructura.

Así, hallamos coherencia y compenetración de la historia contada. Lo interesante está en que aquí se narra justamente la creación del libro que estamos leyendo, generando la impresión que en algún momento podamos chocarnos con el creador mismo si continuamos con la lectura. Una similar sensación a la tenida en el cuento de Cortázar llamado “La continuidad de los parques”. Eso la hace más entretenida y dinámica que la primera parte. Aunque como en Inventario Personal, vemos una evolución del personaje conforme se va consolidando como escritor o en todo caso al sentirse más cerca de su objetivo, describiendo honestamente este crecimiento sentimental.

Los quehaceres de un zángano reta al lector. Es un libro extenso y veloz. A pesar de contarnos muchas historias paralelas y otras no tanto, no pierde el rumbo de dejar en claro que aquí está el testimonio de un autor que lucha con su propio personaje por ser parte de una buena historia que, al parecer, es su vida misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.