Celebrando con champagne bien frappé

Alberto Ernesto Feldman

 

 

En tantos años juntos habían plasmado todas sus fantasías, de tal forma que Amor, Sexo y Humor corrían parejos; por añadidura la casualidad quiso que la primera noche de ese fin de semana largo, se desatara una fuerte tormenta, un escenario que siempre los estimulaba.

El hotel de cinco estrellas que reservaron en Mar del Plata, con vista al mar, era el marco apropiado para celebrar sus varias décadas de convivencia.

Las copas llenas sobre la mesita proyectan, filtrando la luz del velador, una tenue luz dorada que acompaña, acentuándolo, el color de la piel de los amantes que se mueven acompasadamente  al ritmo de “Comienza el Beguine” la joya tropical de Cole Porter que Frank Sinatra les regala desde un parlante oculto.

De pronto, el movimiento espasmódico de una mano, o de dos, o de cuatro, coincidente con el clímax, arroja las copas y el balde con el champagne al suelo, y produce dos cosas, además de ruido; en el piso, un montón de vidrios rotos y un charco de agua y alcohol, y en la cama, una queja curiosamente sincronizada de los dos:

– ¡Pero por favor!… ¿Por qué no te fijás un poquito?…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.