La segunda noche

Miguel Rodríguez

 

 

A veces algún padre muere inesperadamente, algo sin curar, un mal resfriado, y llega al cementerio arropado por los suyos, que le despiden con lloros, oraciones y declaraciones de amor más allá de la muerte. Esa primera noche sus hijos pequeños, muertos hace tantos años, salen a saludarle, le han oído llegar, le estaban esperando, y le preguntan con ansia infantil, con horror, casi con inocencia, papá, cuéntanos, ¿de verdad hemos venido de París?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.