De a ratos

Carla Demark

 

 

Cuando nuestras lenguas punzan
el corazón no habla.
Apenas es el orgullo dando patadas
al aire.
Apenas la inmensa nada
galopándonos las espaldas.
Y el amor se colma de enojo:
los ojos se cierran en blanco,
las manos asfixian consuelos,
el día parece quebrarnos.
Y sin embargo,
de esto bebemos a veces
para emborracharnos incautos.
De esto tomamos un poco
para abrazar los errores,
para sabernos blandos,
para convenir incluso,
que la vida duele de a ratos.
Y sin embargo,
el amor emerge intacto
del fondo siempre cuidado,
y nos aprieta suave
la voz, los labios:
callamos, al fin callamos,
en un silencio alborotado.
Y la luz se enciende de nuevo
y el sinsentido se va tiritando.
Se reacomoda el brillo en los ojos
y todo vuelve a ser
querido y claro.

 

Pinchando en la imagen accederás a la web de la autora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s