Gladiadores (Crónica del deseo)

Carla Demark

 

Van y vienen,
se tocan, se hieren,
se dejan, se despedazan.

Su lucha es digna y clara:
lo amorfo toma cuerpo fértil,
el sudor los hiere y desgasta.
La magnificencia del cruce
abre heridas perennes.

Se desafían.

Danzan salvajes, casi alegres.
Y torpes, crueles, insaciables,
huelen aromas inmortales.

Se desgarran.

La arena irrita la sangre,
la carne inicia la huida.
Bestial albergue de soldados,
batalla eterna y aguerrida.

Se abandonan.

Su pasión agonizará en silencio:
será sólo nuevo polvo
en viejas ruinas.
El entierro tendrá gusto a incienso,
a demonios, a tregua fría.

Se desintegran.

Olfatearán otro cuerpo, y el deseo
volverá por ellos, resucitándolos.
La noche restaurará en sus besos
la contienda de los locos desolados.

 

Pinchando en la imagen accederás a la web de la autora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s