¨Akira¨ de Katsuhiro Otomo

Raúl Neovallense

akira-1988-original-2

 

Hay filmes que, ya sea por su potencia visual, su ambientación, por un argumento atrapante y original o, mucho más habitual, por una conjunción de todo lo anterior, se quedan grabados en nuestra memoria. Son películas muy raras de encontrar, como mucho aparecen de año en año, y en ocasiones pasan inadvertidas, sin que la vea un gran masa de público como se merecen. “Akira” (1988), es una de esas obras, aunque tuvo la fortuna de no pasar desapercibida.

Escrita por Katsuhiro Otomo e Izo Hashimoto, y basada en el manga homónimo del primero (que también dirige), nos encontramos con el film que hizo que Occidente se fijara definitivamente en el anime, y que además facilitó la entrada del cómic japonés (junto con el fenómeno “Dragon Ball”) en nuestro mercado.

“Akira” es una epopeya ciberpunk repleta de acción que nos traslada treinta años después de la Tercera Guerra Mundial. Neo-Tokio es una megalópolis cuyos cimientos se han construido sobre las ruinas de la antigua Tokio, que fue destruida por una explosión en la mencionada guerra. Kaneda es el líder de una banda de motoristas que durante el transcurso de una pelea con una banda rival acaba por tropezar con un extraño niño con rostro de anciano; los militares entonces se llevan consigo a su compañero Tetsuo, cuyo contacto con el niño lo han dejado no solo inconsciente, sino que le ha afectado más de lo que aparenta a simple vista. Los militares lo tomarán como espécimen para un proyecto de aumento de las capacidades humanas, pero Tetsuo se escapa de su control, convirtiéndose en un peligro tal que podría destruir de nuevo la urbe.

akira-autopista

La escena inicial de “Akira” es uno de los comienzos más redondos y espectaculares que se han hecho; de una tacada el director de “Steamboy” nos presenta no sólo a los personajes principales, sino también toda una ciudad y la atmósfera que reina en ella, y todo a través de una apabullante persecución entre moteros. A partir de ahí la trama se va complicando con la llegada de nuevos personajes, incluyendo conspiradores políticos, un grupo de contrarios al gobierno y por supuesto el ejército, con el coronel a la cabeza.

akira-tetsuo3

Pero no sólo es el principio, toda la película es un espectáculo visual, supuso toda una revolución para la época y en su momento fue el proyecto animado más caro de Japón, con unos 7 millones de dólares de presupuesto de la época. Dinero que aprovecharon muy bien visto el resultado, aún hoy la animación sigue siendo excepcional, los fondos de esos que te quedas con la boca abierta del nivel de detalle al que llegan, y el diseño de personajes y los diseños mecánicos están sumamente cuidados y tienen la marca que Otomo ha sabido imprimir en todas sus obras, y que en “Akira” llegaron al paroxismo.

Lo que comenzó siendo una historia pensada para adolescentes fue creciendo de tal manera que se convirtió en una obra monumental y paradigmática del cómic y el cine para adultos, una obra que a día de hoy sigue ejerciendo influencia y de la cual Hollywood lleva amenazando años con realizar una versión con actores de carne y hueso y Neo-Nueva York como ciudad donde transcurran los acontecimientos.

Es cierto que el desenlace resulta confuso, que la última media hora se vuelve demasiado abstracta, pero aún dicha parte tiene una gran capacidad de sorprender y de generar fascinación en el espectador aunque el mismo no se entere de lo que está pasando; no ensombreciendo por tanto el resto del metraje, quedando en conjunto una obra maestra de la animación, un film de imprescindible visionado.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s