Cielo de tinta (Pequeña escena teatral)

Alberto Ernesto Feldman

jardin-japonesPersonajes:

TERESA  NAJCHAUS: Antigua profesora del Taller literario. Exquisita  personalidad.Venerada por   quienes  tuvieron el gusto de conocerla. Fallecida pocos años atrás. De  inteligencia y conocimientos teatrales y literarios sólo  superados por su  bondad.

 HEBE CARUSO: Entusiasta actriz teatral, talentosa aprendiz de escritora,  garbosa como  una heroína de zarzuela, nunca pudo quitarse la culpa por un desafortunado comentario que hizo  a su profesora,  acerca de Julio Cortázar, que no pudo reparar  por la  repentina  muerte de Teresa. También separada bruscamente de nosotros hace unos pocos días.

Escenario:

Representa al Cielo. Es como un jardín japonés en Primavera, pero con colores más suaves. Al fondo a la derecha un pequeño puente sobre un lago invisible. El suelo está cubierto de bruma hasta una altura de treinta o cuarenta centímetros. Los personajes parecen flotar. Al comenzar la acción, Hebe está parada sobre el puente, aparentemente desorientada. De  pronto,  fija su atención en la mujer que con paso etéreo y rostro calmo se dirige hacia ella desde la izquierda.

HEBE: (de viva voz, entre sorprendida y feliz) ¡Teresa!…

TERESA: (con dulzura, sin manifestar sorpresa) Hebe querida… no te  esperaba  tan pronto, pero estás aquí conmigo, ya verás la paz que reina en este lugar.

HEBE: (más tranquila) Ahora que estás cerca me siento feliz y puedo darte por fin una explicación que te  debía. Tenías razón, pude leer “Historias de cronopios y de famas” y “Rayuela” y los  disfruté  del  principio al fin; quise borrar la crítica irreverente que hice en clase, hablando con soberbia de lo que no conocía, pero te fuiste, y ya no pude hacerlo.

TERESA: (sonriendo) ¿Sabés querida? Ya lo sabía. Conocí tus escritos desde aquí y sabía que habías crecido. No debiste preocuparte tanto, es muy frecuente que los principiantes, entusiasmados, crean que leyendo un solo libro de un autor, y a veces medio, los convierte automáticamente  en   críticos literarios,  pero después, con la experiencia, viene la humildad que nos hace avanzar. Y ahora que terminamos con este asunto que tanto te preocupaba, ¡tengo una gran sorpresa para ti!

HEBE:  (intrigada) ¿Es que todavía hay sorpresas más allá de la vida?…

TERESA: (serena y convincente) Es que todavía no morimos, recién ocurrirá cuando dejen de recordarnos, esa es la verdadera muerte…y ahora sí, la sorpresa: (Tomando a Hebe de la  mano) Vamos al “Otro Cielo”, ¡Te voy a  presentar a Julio Cortázar!

HEBE : ¿De veras?… (con pasión) ¡Vamos, vamos!

 

TELÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.