Los títulos son importantes

Juan Alberto Campoy

Silvina y Bioy

Si bien es verdad que fueron los propios autores, el señor Bioy Casares y su señora esposa, doña Silvina Ocampo, los responsables del pecado original (corría el año 1946 y la editorial Emecé publicaba por primera vez el libro), no por ello el pecado ha dejado de serlo. Antes bien al contrario, su comisión reiterada y contumaz por distintas editoriales (la propia Emecé –ahora perteneciente al grupo Planeta-, RBA y Tusquets) ha aumentado su gravedad y creo que ha pasado ya a ingresar en la categoría de pecado mortal. Me refiero a esa insufrible coma que separa el sujeto del predicado en el título del libro “Los que aman, odian”. ¿Nadie se da cuenta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .