LAS DOCE DE LA NOCHE

Miguel Rubio Artiaga





Las doce de la noche
cuando las brujas
y Cenicienta se cruzan.
Unas en sus escobas
la otra montada
En una calabaza con ruedas
usando ratones de yunta.
Van a un aquelarre
de siete enanos perversos
y una madame de piel blanca
encargada de las putas.
Se paraba el tiempo niño
por no enseñar la realidad
dejando clavadas
las dos flechas nómadas
en un círculo infinito
sordas, ciegas y mudas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.