Y ASÍ SE CUENTA LA HISTORIA: “El zapatito roto y la crème”

Ítalo Costa Gómez










Gracias a mi trabajo de cuando en cuando me veo en el medio de un evento social con “gente bonita”. Ya saben, el típico brunch, el canapé de las seis y cosas así. Sobre todo, cuando hay un estreno o una preventa de televisión. La verdad es que no las disfruto taaaaaaaanto. Prefiero irme a un barcito bonito con una amiga y tomar vino, matarnos de risa, contarnos todo. Esa es mi nota. Es mi cau cau. Así soy feliz. Sin bullicio y sin pose. Con la carcajada alta, Fito Páez bajito y la buena voluntad arriba.

[Todas las mañanas que viví, todas las calles donde me escondí. El encantamiento de un amor, el sacrificio de mis padres los zapatos de charol. Los dooooomingos en el club, salvo que Cristo siga así en la cruz. Las columnas de la catedral y la tribuna grita ¡gol! El lunes por la capital. Todos giiiiiiran y giiiiiiiiiiiran, todos bajo el soooool, se proyecta la vidaaaaaa. Maripooooosa Technicoooooloor]

En el último al que fui pasó algo que para cualquiera sería absolutamente vergonzante y bochornoso, hasta en mi particular caso. Aunque con mi alucinante suerte no debería sorprenderlos mucho. No con mi historial, queridos.

Cuenta la historia que organizaron una exposición de pintura en San Isidro. Dos compañeros de trabajo habían sido invitados y uno me ofreció llevarme. La verdad es que codearme en ese momento con muchas personas no me resultaba nadita atractivo (para variar), pero sí me interesaba ver los lienzos de ese artista cuzqueño a quién tengo la suerte de contar como lector. Me emocionaba poder devolver un poco de la atención que brinda siempre a mis relatitos. Me fui bien elegantioso. Me puse mi sastrecito azul marino y se veía bonito. Taba pintón, solo me faltaba un tarrajeadita de Carlos Cacho y fácil pasaba por el animador de Miss Tarapoto.

[No me mires, no me mires, déjalo ya… que hoy no me he puesto maquilla-je je je. Y mí aspecto externo es demasiado vulgar… para que te pueda gustar. Mira ahora, mira ahora, mira mira mira ahora, mira ahora, mira ahora, puedes mirar. Que ya me he puesto maquilla je je je]

Me había puesto unos zapatitos negros que tenía por ahí. Se veían bonitos. En realidad yo nunca he pecado de afán por las tabas propias, pero por las ajenas se me calienta todo.

Subía unas largas escaleras con mi copa en mi mano y mis compañeros de chamba mientras ponía cara de “Mmmmmmm… muy interesante su punto de vista en la pintura… refleja lo abstracto de su alma” mientras en realidad pensaba: “¿Qué coño es eso?, ¿una tortuga con el pelo ionizado? Puta, no entiendo un carajo oe” cuando de pronto sucedió.

Se escuchó un CRAC. La suela del zapato derecho se había partido a la mitad. No me preguntes por qué, simplemente cedió y se rompió en dos. Eso hizo que yo trastabillara y se me cayera la copa de champán haciéndose pedazos. Por suerte uno de mis amigos logró sostenerme del brazo y no me caí pisos abajo.

Era evidente lo que ahí había pasado. No podía caminar bien porque tenía el zapato roto. Me sentía “Anita, huerfanita” en medio de la crème mera limeña.

Me acerqué a felicitar al pintor antes de irme por la sombrita.

– Gracias por todo y felicitaciones. Tu trabajo me parece alucinante. Te deseo lo mejor. Me gustaría quedarme más tiempo, pero se me rompió el zapato.

Se mató de risa. Creo que la sinceridad lo había conmovido. Me pidió una fotito y nos despedimos. El momento fue tremendamente rochoso porque todo el mundo se ganó con el pase. Sin embargo, debo decir que me dejó una importante moraleja que hoy comparto con ustedes, pequeños cenicientos: No hay nada que conquiste más al mundo que la sencillez. Si quieres lograr encajar en cualquiera de los mundos que visites nunca seas quién no eres ni pretendas parecerte a nadie. Solo sé tú mismo y sonríe mucho. Si se te rompe el zapato anda al baño y susurra: “Hada madrina, ¿estás ahí?, ¿me escuchas?, ¿me oyes?, ¿me sieeeeeeeentes?”

Tú qué sabes. Por ahí te liga y te vas en carroza junto con Madonna y el Pelé de la literatura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.