Las grietas y el frío

Lala González

After the Rain. Paris (1897)-Konstantin Korovin









“…y de repente
el alma llueve
como llueven los silencios
y la otredad
y la memoria inhabitada en la nada
lluvia sin deseos de reverdecer
con vacío en el vacío
con vacío en la madrugada”
Fragmento de alguna irreverencia pasada 


vuelven las grietas a sentir frío
desmadejando el asunto inconcluso 
se aclimatan a la historia huida
a la memoria que se escinde en cristalitos de otredad
acorralados porque no saben vivirse 
no saben como ser en la brisa que le carga

estos días son estuches de nostalgia
puede que los llantos se me aglomeren en el pecho
esto de llorar no es lo que era
llorar es una piedra en el zapato
llorar es castigo amargo 
una trivialidad que se condena
porque las lágrimas son la debilidad del alma
quienes lloramos debemos ocultar los llantos
tras las sonrisas del ocaso

vuelven las mariposas grises al mustio jardín
reverberan cada emoción acatada por mi alma 
suelen regresar porque saben que nunca serán olvido
regresan en busca de lo que dejaron en algún sueño
en algún intento de felicidad otrora 
regresan, regresan
siempre regresan

llueve en conspiración con la melancolía
todo se torna inhabitable en la palabra alada
los cuentos de nana pierden el color morado 
y las calandrias enmudecen en vuelo 
cada gota es un vacío
cada vacío un espejo
cada espejo lleva en sus grietas
alguna vida mordida por la espera
llueve y nada queda en pie

llueve
siempre en la tarde
llueve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .