La ruleta de la margarita

Miguel Rubio Artiaga






La ruleta de la margarita
siempre amañada
que al dejar de cortar pétalos
resultas siempre amado.
El incienso dominante
que allá donde prevalece
te lleva a ceremoniales
vividos en el pasado.
La Rosa de Jericó
que tres días muerta
resucita desafiante
simulando un milagro.
La aterciopelada rosa roja
que nació al morir Afrodita
para evitar un mundo
sin belleza, sin aroma a diosa
sin la alegría de su canto.
La sensualidad blanca,
el erotismo latente
de la flor del jazmín
que llama a entrelazarse
con su perfume descarado.
El girasol que siguiendo al Sol
con su amarillo brillante
evita que alguna vez
pueda quedar apagado.
La misteriosa orquídea
mil formas, mil colores
que buscando la luz
abraza como una amante
a los árboles más altos
desdeñando la tierra.
La alfombra verde del musgo
que pinta las mismas piedras
hasta llegar trepa que trepa
a los troncos centenarios.
El muérdago casamentero,
la ruda que usaban las brujas,
el clavel creado por el mismo Zeus
o la mandrágora, hija bastarda
de la tierra y los ahorcados.
Tantas y tantas leyendas
veneno, carnívoras, más o menos bellas
tan importante la amapola
como la diminuta de un cerezo,
cuando acabemos con la última
le acompañará el ser humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .