Apuntes sobre el concepto de género

Carlos E. Luján Andrade







A pesar de la cantidad de agua que ha pasado debajo del puente y tanto gobiernos e iniciativas civiles continúan luchando por ampliar los derechos fundamentales del ser humano, en una variedad de grupos sociales aún persiste la necesidad de confundir a los individuos sobre el concepto de género. Fanatismos religiosos, conservadurismo o corrientes filosóficas trasnochadas impiden que el germinar de una idea clara se vea arrastrada por la nebulosa ideológica con que estos grupos intentan resistir el paso del tiempo. Las sociedades evolucionan y poco a poco se les está dando voz a aquellos grupos oprimidos que nos hacen reflexionar una y otra vez sobre aquello que los aqueja. Por eso no está demás insistir en aclarar los términos que para muchos no ameritan una deconstrucción, y que sin embargo se hace cada vez más necesario debatir, tomando en cuenta que el reconocimiento de nuevos derechos del ser humano está a la vuelta de la esquina. Una forma eficaz de comprender los próximos cambios es revisar las bases en las que se sostienen.

Existe una diferencia entre lo que es el sexo y la palabra género, que si bien se han utilizado indistintamente para establecer una diferencia entre los seres humanos en función de sus diferencias anatómicas, la palabra género implica mucho más que eso. Esto es debido a que el género va más allá de lo biológico o de su función en la reproducción, ya que para reconocer el verdadero significado de esta categoría es necesario identificar la sociedad en la que se encuentra establecida.

El género nos da la posibilidad de identificar las diferencias entre hombres y mujeres por sus relaciones sociales, por la función que realizan en la sociedad, por la indumentaria que usan, por su lugar en las relaciones de poder. Pero para lograr una mejor forma de determinar estas diferencias es necesario agrupar esta manera de organizar la sociedad en lo que se llama sistemas de género. Enrique Gomáriz nos dice, citando a Teresita de Barbieri, que estos son: “… los conjuntos de prácticas y símbolos, representaciones, normas y valores sociales que las sociedades elaboran a partir de la diferencia sexual anátomo-fisiológica y que dan sentido, en general, a las relaciones entre personas sexuadas”. Esta forma de abordar el tema de género nos permite deducir que lo que nosotros considerábamos como actos “naturalmente” propios de nuestra biología sexual, son producto de un orden y tradición cultural que se construyen en la sociedad.

Así, los sistemas de género nos da la oportunidad de cuestionar nuestra propia identidad, tal como nos dice Gomáriz: “(…) todas aquellas reflexiones sobre género que se han hecho en la historia del pensamiento humano acerca de las consecuencias y significados (…) entendidas como “naturales”, no son sino formulaciones de género.”

Las consecuencias de observar nuestros comportamientos y la manera de relacionarlos con los demás (sea sexo opuesto o no) bajo las formulaciones de género, nos dan la posibilidad de explicar las diferencias sociales que hay entre hombres y mujeres, que al fin y al cabo, fue esta desigualdad que puso en la palestra del análisis social y antropológico los estudios de género.

Por el desempeño de las actividades de las mujeres en las sociedades a través del tiempo, es que se han visto disminuidas en su condición de seres humanos con derechos y responsabilidades. Es así que por estas diferencias no se les ha permitido integrarse plenamente como individuos libres y dueños de su propio futuro. Limitando sus actividades y formas de pensar a la obediencia y el respeto por el sistema dominado generalmente por varones. Las inquietudes por entender las razones del por qué se produjo la actual dominación y desigualdad ha hecho que investigadores e intelectuales aborden el tema de género de diversas perspectivas y objetivos de acuerdo a la coyuntura social de la época, tal como Enrique Gomáriz lo clasifica en su texto “Los estudios de género y sus fuentes epistemológicas: Periodización y perspectivas”. Así lo ha hecho considerando el momento histórico, al proceso de producción intelectual y al criterio del contenido teórico. Desde la ilustración y la revolución liberal de los siglos XVII y XVIII hasta la teoría de género de los ochenta, describiendo los temas de la inferioridad femenina, su educación, la lucha por sus derechos al trabajo, al voto, la subordinación de la mujer en la familia por el bien de la sociedad, la emancipación de la mujer y su sexualidad, los roles sociales, su biología y poder, y el destierro de la idea de ser consideradas ciudadanas de segunda clase. Todo el desarrollo de estas ideas nos da el panorama de la importancia de las consecuencias de la segregación de las mujeres del devenir de la historia social y política.

Es por esa razón que la categoría género no sólo va a permitir reivindicar a un sexo en el lugar que nunca debió perder, sino que permitirá indagar más allá de criterios pre-establecidos de nuestro comportamiento, desligándonos de aquellos sistemas de género, parafraseando a de Barbieri, que nos dan un conjunto de prácticas, símbolos, representaciones, normas y valores sociales que se introducen y forman nuestros esquemas mentales que definen la identidad individual e influyen en las relaciones interpersonales, y más aún, que influyen en el establecimiento de las instituciones que validan estos esquemas mentales, tales como las normas, las leyes y la moral transgresores de los derechos fundamentales de diversos grupos sociales.

Finalmente, podemos decir que la categoría género nos dará la oportunidad de observarnos más allá de nuestra biología y nos veremos desde la manera en cómo hacemos las cosas, desde nuestro trabajo, el rol que cumplimos en nuestra familia, las relaciones sociales en general y la forma en cómo asumimos la responsabilidad de nuestras vidas, sin importar si somos varones o mujeres. La categoría género servirá como un mazo que quebrará la jaula de cristal que no percibimos, pero nos oprime.

Una respuesta a “Apuntes sobre el concepto de género

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .