Coexistiendo con las hienas

Lala González

Wave (1896)-William-Adolphe Bouguereau






Siguen pasando las horas sobre mi cuerpo
olas abrazadas por el sargazo y besadas por el viento\
intercaladas con esas notas de vida que gritan vida en la coexistencia
serias sombras de una memoria cautiva por la luz de una libélula mortal
que dejando atrás su dolor
se aferra a la piel de su grandeza
sin dejar que la grandeza asfixie la simple verdad de la humildad

Siguen pasando las horas y los minutos
los segundos se deciden rastro de cristal en mis párpados
al deslizarse en la mirada que me ve desde la ventana de algún lugar que no conozco
que no pretendo conocer ni quiero
desde alguna esquina de un paraíso inventado por esa mirada
que vive en el infierno creado por sus propios demonios
al descubrirse descubierta y con la verdad incrustada en la frente

Sigue pasando el tiempo
dejando huellas que ya no duelen
que no saben ni a la amargura con la que trataron de envenenar
la copa de vino viejo en mi mesa de noche
nunca dolió un golpe que nunca llego a la carne
como nunca dolerá una puñalada con rostro de sangre
y sangre coagulada por las polillas vestidas de verde
que crecen creyendo sus espejismos sacados de una revista de tercera

Pasan las horas de un lado a otro del cuarto
vuelan libres dentro del perímetro ordenado por los sueños
por las pesadillas con zapatillas de cristal manchado
por los pensamientos hilvanados con saliva seca
movidos por la idea de un frenesí sacado de algún barrio de Macondo
en donde las ovejas siguen siendo las buenas
y los leones siguen comiéndose a las ovejas
y las ovejas negras se visten de hipocresía
igual que las buenas se siguen vistiendo de mentira

y los leones siguen siendo leones

pasan las horas, los minutos
los segundos también
las olas siguen abrazadas por el sargazo y besadas por el viento
intercaladas con esas notas de vida
que gritan vida en coexistencia

Y sigo viviendo a pesar de todos esos círculos
esas vueltas de la vida
esas maniobras que difieren de la realidad
se ocultan tras un evangelio que les canta en santidad
mientras gritan ser los ángeles de ese paraíso que crearon
de las ruinas del propio infierno levantado por sus demonios
para comerse como coprófagos sus sueños
bebiéndose las pesadillas que han vomitado por su maldad

entonces he de morir leona
nunca oveja
mucho menos una oveja negra
jamás una de las buenas
vivo siendo leona de una sola huella
de una sola mirada
una palabra
una verdad que me corona sobre las hienas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .