EL BUEN NADADOR: “Nada sale bien cuando esperas que todo salga mal”, de Fernando Morote (Ediciones Erradícame, 2020)

Helena Garrote Carmena

La Cueva de los Nadadores
(Wadi Sura -Wadi- sudoeste de Egipto 7.000 años de antigüedad)





En cualquier disciplina artística hay autores que se destacan por la singularidad de su obra. Ya sean pintores, músicos, escritores o cineastas, todos tienen algo que les identifica como cuentistas con sello propio. Fernando Morote es uno de ellos.

El autor, es tan capaz de describir realidades bastante oscuras, como de adentrarse en la maravillosa irrealidad de los sueños; su escritura nunca te dejará indiferente. A veces difícil de descifrar, siempre crítico y divertido, lleva la marca que todo buen artesano debe imprimir a su obra: la fidelidad a uno mismo. No es un escritor que busque la provocación; él, tan solo se entrega sin condiciones, dejando que fluya de su interior aquello que normalmente otros contienen con una buena frenada, ya sean deseos reprobables, descripciones incómodas, o cualquier manifestación que pudiera suscitar controversia.

Fernando Morote es un buen nadador en aguas bravas. Seguro en sus planteamientos y libre en sus movimientos, se manifiesta siempre a su antojo para deleite de muchos y rechazo de otros tantos. Esta habilidad natatoria, no responde a un vano afán de notoriedad, sino que es una cualidad adquirida en base a la experiencia, la reflexión, y la interpretación que confieren una madurez emocional vivida.

Nada sale bien cuando esperas que todo salga mal, (Ediciones Erradícame 2020) bien pudiera ser un conjunto de lúcidas reflexiones, y no menos lúcidas abstracciones, ambas encontradas y desarrolladas en pleno torrente creativo. Arriesgado y provisto de un gran sentido del humor, el autor gusta de llevarnos por el callejón de lo esperpéntico, para mostrarnos personajes y situaciones del cómic más ácido e irreverente, tal vez en respuesta a una realidad incómoda con la que no comulga, y que resulta tan agobiante como fatalmente repetitiva. Suerte que sabe zafarse y correr ligero, para dejarse caer en brazos de apetitosas y retadoras mujeres que de alguna manera le salvan. Cada pieza incluida en el libro es redonda, plantea una situación y da una respuesta. Nada puede salir bien cuando esperas que todo salga mal, es el vaivén de una mente que busca acomodarse entre “burdeles” que se derrumban e incomprensiblemente resurgen; gimnastas solitarios, recuerdos, aprendizajes, y diosas del celuloide de un tiempo que parece, fue mejor, pero ¿porque no?, aún son alcanzables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .