Ciudades cementerio

Miguel Rubio Artiaga





Las ciudades no son naturales
no nacimos para ser hormigas
ni termitas, ni abejas.
No somos corderos
que viven en su propio matadero.
Yo que nací en una urbe mediana
y escapé pronto y muy lejos,
ahora miro las ventanas
he dejado de pensar en vivos
y ahora veo nichos donde viven muertos.
En las ciudades
los olores se mezclan
pero su esencia nuclear
es perfume de vertedero,
aroma de alcantarilla
con sus tapones redondos
de hierro abiertos.
Todos los ruidos forman un coro
que de tanto unirse en el aire
acaba siendo uno solo,
agresivo, incesable, pendenciero
como si sus intenciones
quisieran matar el silencio.
La Ciudad huele a soledad
lo mismito que un cementerio.

Una respuesta a “Ciudades cementerio

  1. Cuanto más se semeja hoy que la libertad se nos ha negado. Solo hierro y cemento, el verde se extiendo libre y frondoso, como si se burlara de nosotros. Felicidades Miguel!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .