Barquitos en la mar

Francisco José Segovia Ramos






Niño de interior, creció entre callejas sombrías. Algunos juegos se vivían bajo la lluvia y en los socavones que acumulaban las aguas.
Someras pero suficientes para navegar en ellas con barquitos de papel.
Los sesenta eran años de carencias y dictadores. Tenían lo justo para ir tirando, como decía su madre, tan dulce con él como estricta con el gasto.
Un barquito de papel. Periódico inútil de un día para otro, transformado en un juguete etéreo como la duración del papel mojado.
¿Acaso las olas imaginarias iluminaban su semblante y lo hacían feliz? El chiquillo, niño urbano, imaginaba las salobres aguas, y se veía capitán en la proa de su barco.
Un día, radiante como pocos, por fin vio cumplido su sueño. Navegó su barquito en el mar de Almuñécar. Pero, ¡ay! Apenas duró un suspiro. Deshecho, el barquito quedó en la orilla. Sin embargo, fue feliz en ese mágico instante donde sus manos, temblorosas, primerizas rozaron con levedad infantil el frescor salado de la mar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .