CRÓNICAS DEL CORONAVIRUS: “La nueva normalidad”

Juan Patricio Lombera






13 de junio del 2020
Conforme avanzan las semanas, nos acercamos cada día al final del Estado de Alarma. Se permitirá volver a viajar y todos los establecimientos volverán a abrirse aunque con aforo limitado. Llevamos varios días seguidos sin que haya un solo muerto. Quiero ser optimista y pensar que cuando venga la segunda oleada ya existirá, al menos, un remedio y que no habrá tantos contagios porque todos tendremos nuestras mascarillas y guantes. En cualquier caso, es un hecho que nos esperan unos meses de tregua en los cuales podremos recibir turistas, viajar y salir sin restricción de horarios a la calle.

Lo que va a marcar la nueva normalidad no va a ser tanto la enfermedad y el tiempo que transcurra hasta que consigamos la vacuna, sino lo rápido o lento que salgamos de la crisis económica. Es un hecho que nos esperan meses o años angustiosos de lucha y dificultades a fin de salir de esta situación surgida de la pandemia. En ese sentido, espero que la propuesta de Ursula von der Leyen salga adelante y que esta vez sí podamos contar con el apoyo europeo del que carecimos una década atrás. Lo único para lo que sirvieron las entidades europeas en aquel entonces fue para rescatar a los bancos y, posteriormente, trasladar su deuda a los ciudadanos. Ni siquiera se les exigió a los banqueros, a cambio del dinero, que dejasen de ejecutar los desahucios, por más que los suicidios se dispararon en aquellos años (casi 4000 en 2013 y también en 2014). Tras más de una década, siguen sin devolver más de la mitad del dinero que se les prestó en aquel entonces. Fruto de la austeridad impuesta por Alemania fue el auge de los populismos de izquierda y derecha y, sobre todo, el triunfo de los simpatizantes racistas del Brexit.

Si sale adelante el plan de la presidenta de la Comisión Europea podremos hacer menos dolorosa la pesadilla económica. En cualquier caso, somos afortunados de pertenecer a un conjunto de países con capacidad de respuesta fruto de la Unión. Los europeos tienen el Banco Central Europeo y los americanos la Reserva Federal. Latinoamérica y África carecen de esas instituciones crediticias propias por lo que solo podrán recurrir al fondo buitre, perdón al Fondo Monetario Internacional. Estoy convencido de que lo que se haga en los próximos meses marcará el destino del planeta para las próximas décadas. Ojalá que esta vez los políticos y responsables financieros acierten.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .