Y ASÍ SE CUENTA LA HISTORIA: “La policia ‘hierbita'”

Ítalo Costa Gómez

 

 

 

 

 

 

Siempre me he llevado bien con la ley. No tengo vínculos con Odebrecht, pago a tiempo la luz, nunca me cortan el Internet y cuando me paso de copas viene a recogerme un taxi y me deja en mi casita, no le hago nada malo a nadie. Ahora que lo pienso soy un ciudadano bastante decente y ejemplar. Sí, señores. Deberían darme las llaves de la ciudad. Soy un chico de mi casa. Siempre digo en broma en mis relatos “a mí que me revisen” y una noche un policía se lo tomó muy en serio.

Cuenta la historia que tengo por costumbre levantarme muy temprano y cuando tengo oportunidad me voy a la playa a escribir o a Barranco. Comúnmente lo hago en pijama. No es una ropa de dormir evidente. Es un buzo en colores claros y babuchas. No me importa tanto como luzco porque son las dos o tres de la mañana y siempre estoy en casa antes de las seis para desayunar, bañarme e irme a trabajar. Nadie me ve. Soy como el Batman de los cuentos. El Robin, vendría a ser, ¿no? Anyway.

La noche de los hechos estaba caminando con mis babuchas y mi buzo amarillo por debajo del Puente de los Suspiros. Solo tenía mi cigarrera y mi Tablet. Cuando estaba a punto de sentarme en el suelo a escribir el relato más hermoso del mundo me intervinieron.

[Te voy a escribir la canción más bonita del mundo y voy a capturar nuestra historia en tal solo un segundo y un día verás que… (no me acuerdo)… y se olvidaaaaa… por mucho que pasen los años, por mucho que pasen los años de largo en su vidaaaaa]

De pronto se acercaron dos policías. No eran serenos ni cuidadores municipales. Eran dos tombos malgeniados y curiosos.

– Buenas noches. – me dijeron en tono amenazante.
– Buenos días, más bien señores. Son las tres de la mañana. – despreocupado, relajado.
– ¿Y qué haces acá?, ¿Qué estás buscando?, ¿hierbita?

No pude evitar reírme y en ese momento se me acercaron muchísimo y ya me puse nervioso. Uno de ellos empezó a meter sus manos en los bolsillos del buzo como buscando algo con qué acusarme. Ahora que lo pienso deben haber querido un soborno para dejarme ir si es que me encontraban algo ilícito. Solo encontraron un billete de veinte soles (que era lo que me costaba el taxi de regreso) y mis llaves.

Estaba muy nervioso y vulnerable. Solo les pedía que me soltaran, que siempre venía a escribir acá y que no estaba buscando problemas ni haciendo nada malo. Trataba de aparentar cierta tranquilidad.

Se empezaron a reír entre ellos y yo ya no escuchaba lo que hablaban. Los veía con mis llaves y mi plata y solo quería que se fueran. Temía que me fueran a hacer un daño.

– Si estás buscando comprar algo por aquí no vas a encontrar, por si acaso. Te estamos vigilando. – Me devolvieron la plata y las llaves.

No les quería dar el gusto de irme. Me senté a dizque escribir con los audífonos puestos. Por supuesto que no me salió ni una línea de lo perturbado que me habían dejado, pero simulaba mientras que ellos me miraban desde la acera del frente.

Después de casi media hora me levanté y empecé a caminar la subidita en búsqueda de mi taxi, pero antes de irme miré al par de policías con cólera. Ellos no representan a la Policía Nacional. Ellos no estaban ahí para cuidarme, todo lo contrario. Y les saqué la lengua. Ambos se mataron de risa.

Ya no estoy muy seguro si mi seña hizo que termináramos en paz o si se burlaron peor. Al menos ese par de tombos corruptitos me dieron una experiencia más que compartir con ustedes antes que el Coronavirus me confine en casa.

Imagínense a este par de ilusos… como si yo no supiera donde comprar vaina, ¿no? A mí con detenciones preventivas… Pequeños ingenuos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .