CINE EXPRESS: “Antes de dormir”

Helena Garrote Carmena

 

 

 

 

 

Nombre: Ermes Effron Borgnino (Ernest Borgnine)
País: Estados Unidos
1917-2012
Profesión: Actor

.

(En el escenario una mujer sentada frente al espejo del pequeño tocador del dormitorio, él la contempla apostado en el quicio de la puerta)

Ernest…, ¿qué haces ahí? sabes lo nerviosa que me pongo si me observas cuando me estoy desmaquillando. Puedes quedarte ahí mirándome el tiempo que quieras, sé que lo harás, en paciencia y cabezonería nadie te ha ganado.
Todavía me acuerdo del día que te presenté en casa. Virgen santa.. esa corbata llena de mariposas y topitos azules me tuvo en tensión toda la tarde. Lo último que querían mis padres es que me comprometiese con un carnicero, pero tú no te rendias fácilmente. Luego, cuando les contaste que habías servido en la armada y que durante la guerra fuiste artillero, ¿te acuerdas?, lo contabas con tanto entusiasmo que mi padre quedó impresionado, se levantó y te ofreció otra copa de brandy.

¿Recuerdas nuestro viaje a Venecia? Cuando subimos a la torre, en la Plaza del Duomo.

l la corrige con cariño)

-Eso fue en Florencia.

Te quedaste mirando al infinito, como abstraído, te pregunté en qué pensabas y me dijiste que te hubiese gustado ser actor, para vivir muchas vidas decías. Actor.. ¿te imaginas?, tú en una película con Burt Lancaster ¡o con Gary Cooper!, me hiciste reir. Siempre te ha gustado hacerme reir.

(él entra en la habitación. Ambos comienzan a desvestirse)

¿Sabes lo que me gustaba a mi? pasar por delante de la tienda cuando estabas trabajando. Muchas veces me paraba delante del escaparate para verte. Siempre tan solícito, tan atento… me hacías sentir orgullosa. Al principio no me gustabas; guapo no eras, pero sabías cómo conquistar a una mujer. Bueno, a una y a todas. Mi amiga Betty decía que eras un bravucón, y que te gustaba mucho picotear, y era verdad, conocías a todas las chicas en ese local en el que coincidíamos los sábados por la noche, ¿cómo se llamaba….?

-Village Jazz

(ella se sienta de espaldas a él, en el otro lado de la cama)

¿Recuerdas nuestro tercer aniversario? cuando nos sorprendió aquella tormenta en el crucero. Qué miedo pasé. Me agarraste de la mano y me llevaste hasta el salón de baile. Estaba vacío y el suelo se bamboleaba bajo nuestros pies. Tú me abrazaste y me dijiste que escuchase la música. Y me cantaste al oído. Te confesaré algo, ese día pensé que todo se terminaba.

( Los dos se meten en la cama y se acomodan)

¿Ésta noche no lees?

(él apaga la lamparita)

-No, cariño.

Sabes Ernest, si volviera a nacer volvería a elegirte. Y si me esfuerzo un poco.., hasta diría que tienes una sonrisa de cine.

Ernes… tienes los pies helados…

(La luz del escenario se desvanece)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .