UNA RECREACIÓN FIDEDIGNA DE LA RUSIA DE FINALES DEL XIX

Francisco José Segovia Ramos

 

 

 

 

El lamento de los abedules, novela de la escritora Enara de la Peña, publicada por Escarlata Ediciones en 2018, es una apuesta valiente y decidida por la novela romántica con ribetes, muchos y acertados, históricos.

Enara de la Peña nos presenta en su obra toda una galería de personajes de ambos sexos que se van conformando poco a poco pero de una manera creíble, con caracteres muy definidos y nada pretenciosos, y sin que caigan en arquetipos habituales en las novelas de género. Porque eso es El lamento de los abedules, una novela de género romántico, que no significa que sea menor o de baja calidad. Al contrario, en cada línea, en cada párrafo, Enara de la Peña nos deleita con unos conocimientos abundantes de la historia y las costumbres de ese gran país, en todos los sentidos, que es Rusia.

La novela se desarrolla a finales del siglo XIX, en un país convulsionado por la revolución industrial y la social, con los movimientos anarquistas luchando contra una monarquía despótica, como lo era la de los zares, y contra su máximo exponente, Alejandro II. Anarquismo, amor, conflictos de pareja vienen a componer una magnífica historia que engancha desde las primeras páginas y que recuerda, en muchos momentos, la jugosa prosa de Tolstoi o las mayestáticas secuencias descritas por Pasternak en Doctor Zhivago.

El lamento de los abedules es una historia que desgrana una relación de amor-odio entre sus dos principales protagonistas, y también otras relaciones de una complejidad llevada con mucho mimo y artesanía de la palabra por Enara de la Peña, que no obvia cualquier tipo de sentimiento y de cualquier sexo o condición social o ideología política.

La novela tiene grandes momentos, cúspides de la narrativa y del buen saber de su autora, que lleva al lector por los recovecos de conspiraciones en ciernes, embrollos amorosos y tejidos sociales que recuerdan a conocidas obras —de nuevo, y es mérito de Enara— de la literatura rusa; Anna Karenina, Crimen y Castigo o El Jugador. Casi, sin temor a equivocarnos, si la obra la hubiese firmado una escritora rusa, a nadie sorprendería el resultado.

En definitiva, El lamento de los abedules de Enara de la Peña, es una joyita literaria que mezcla, con acierto y buen tino, romanticismo e historia, con un protagonismo de la mujer muy conseguido por no forzado, y una sustancia literaria que se paladea con gusto.

Sin dudas, un acierto de Ediciones Escarlata haber recogido en su catálogo y colección Romántica esta obra de Enara de la Peña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .