Y ASÍ SE CUENTA LA HISTORIA: “El madrugador”

Ítalo Costa Gómez

 

 

 

“Madrugada es una tragicomedia feroz, brutal, pero no nació queriendo ser eso. Nació de los almuerzos que suelo tener con mi familia una o dos veces por semana. Un día le propuse a mi hermano mayor convertirlo en un personaje literario. En Danny De los Ríos – que es uno de los protagonistas – y después se me ocurrió cruzarlo con un personaje totalmente ficticio, que es Trinidad Ríos, una hija que se le aparece a los 30 años sin saber que ella existe y es de ahí de donde nacen esquirlas dolorosísimas y es que hacemos todo un viaje por el horror, pero con una mirada socarrona porque sino sería imposible leer una novela así.”

(Gustavo Rodriguez en entrevista para la Feria del Libro – 2018)

Fue extrañamente grande la conexión que sentí desde un primer momento con el libro que hoy comparto con ustedes, amigos irreverentes. Antes que nada porque su autor me genera gran cariño desde siempre. Le tengo un enorme afecto ya que de alguna manera he crecido leyéndolo. Recuerdo muchas tardes mirando a mis papás debatiendo sobre temas que él proponía en “El Comercio” o en “Etiqueta Negra”. Me veo compartiendo con mis compañeros en la universidad lo que él decía sobre tal o cual tema. Lo amaban. Lo odiaban. Lo volvían a amar y así. Gustavo es de esas personas a las que crees conocer de toda la vida porque de alguna forma sabes cómo piensa en referencia a varios puntos. De alguna manera llega a ser parte de tu familia.

[Una especie de Martínez Morosini de la literatura o un Federico Salazar de los cuentos, ponte. Siempre está ahí sentadito con algo para compartir y con buena voluntad. Te has acostumbrado a verlo, a leerlo, y le tienes cariño a pesar que quizá no lo has abrazado nunca antes.]

Cuando escuché una de las entrevistas que dio para presentar su último libro automáticamente me identifiqué con lo que contaba. A ver. Yo utilizo a la gente que me rodea y los convierto en personajes para – por medio de ellos – contarles mi historia. Esas experiencias naturalmente mezclan la realidad con la fantasía, a veces de forma involuntaria. Mis príncipes azules y hadas madrinas inexistentes de pronto se vuelven reales e interactúan con mi entorno y también las brujas malas envenena-manzanas. Todo ello de madrugada.

Me fui a comprar el libro con emoción.

Con el panorama que les he planteado se imaginarán lo alta que le había puesto la vara. La novela no la tenía nada fácil. Con un salto de garrocha pasó la marca en una. Si hubiera sido una olimpiada literaria se llevaba la de oro. Fijo.

La historia es bien fuerte y está cargada de emociones intensas. Hay miedo al rechazo, amistades verdaderas que logras ver dibujadas en tu mente con claridad. Hay un muy fuerte dilema que te revela mucho de cómo eres como persona y cuáles son tus prioridades. Hay un show de televisión en el que te puedes ver participando; ensayando frases trilladas para conquistar al jurado. Hay mucha música que hace que pares la lectura para cantar un rato o buscar una canción en YouTube porque no te la sabes completa. Me habló también de lo efímera – y muchas veces inútil – que puede ser la fama, de la prensa peruana y sus distintos enfoques, del machismo como germen aceptado, la enfermedad, el racismo inevitable y la muerte sorpresiva.

Si lo han leído van saber enfocar perfectamente cada sensación que describo acerca de la historia y si no lo han hecho pues se los recomiendo. No se van a arrepentir.

A ti, Gustavo querido, más que contarte una historia te agradezco que seas parte de la mía. Sabes que soy tu hincha y lo digo con todas sus letras y con todo el orgullo del mundo. Gracias por desayunar todos los fines de semana con un país entero que te espera despierto con café y tamales. Esta es una excusa para darte algo de “camote”, para felicitar el ingreso de tu obra a México (¡Mucha suerte este 28 de agosto!) y pedirte que no dejes de escribir.

Eres un “Bee Gee peruano” para muchos de nosotros que, gracias a tus entregas literarias a lo largo de todos estos años, creemos conocerte y tenemos la idea – esperanza – de que también nos conoces y que nos quieres de vuelta.

Buena suerte, Gustavo con B.

[I believe in you
You know the door to my very soul
You’re the light in my deepest, darkest hour
You’re my savior when I fall
And you may not think I care for you
When you know down inside that I really do
And it’s me you need to show]

*Agradezco a Eventos Gandhi (México) por la foto interior de esta columna.

Anuncios

Una respuesta a “Y ASÍ SE CUENTA LA HISTORIA: “El madrugador”

  1. Me gusta mucho leer las columnas de este joven y talentoso escritor, wow me sorprende cada lunes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.