Y ASÍ SE CUENTA LA HISTORIA: “La caída Coca Cola”

Italo Costa Gómez

 

.

Como se habrán podido dar cuenta, mis estimados amigos, yo siempre he tenido los voltios revueltos. Siempre he sido rapidito, eléctrico. Todo lo que hago tiene las revoluciones elevadas, y si a eso le sumamos que soy sumamente distraído, pues entenderán de dónde saco tantas anécdotas que compartir con ustedes.

Casi todas esas vivencias me generan ternura o risa porque son muy simpáticas. Pero la que voy a compartir con ustedes el día de hoy me genera verdaderos nervios, por lo horrible que fue la situación. Nunca había visto tanta sangre en mi vida. La “Carrie” esa de la película de terror era una boba en comparación.

Cuenta la historia que antes que mis papás se separaran alquilaron un departamento, en uno de sus últimos intentos para “volver a empezar”, en Magdalena, por la Avenida El Ejército, muy cerca de un restaurante muy conocido llamado “El Pollón”, donde íbamos a comer casi todos los domingos.

Vivíamos en el décimo piso. Siempre hemos vivido en pisos altos. Yo ya tenía once años y había una reunión en mi casa porque una tía, hermana de mi papá que vive en Costa Rica desde hace dos décadas o más, había venido a Lima de visita con su esposo y sus hijos. Estaban mis abuelos, mis tíos, mis primos. Todo pintaba lindo. ¡Qué bonita familia!

De pronto mi papá me pide por favor que comprara dos Coca Colas más que ya se estaban por terminar. Eran botellas de vidrio retornables y yo obedecí. Me fui solito porque la tienda quedaba ahí nomás, al costadito.

Saltaba escalón por escalón como el dibujo animado de “Candie” (♪Sí me buscas tú a mí me podrás encontrar, yo te espero aquí-i-i, éste es mi lugar. Sí quieres reír descubre la alegría de soñar un mundo de aventuras sin igual. Junto a míiiii… A tu amigo Iti) y casi por llegar al cuarto piso el suelo estaba mojado porque la señora que vivía en ese piso (la señora Milena, la recuerdo clarito) estaba trapeando. Señores me metí una caída desde el primer hasta último escalón. La caída no tuvo escalas, fue un solo golpe seco desde arriba hasta el último de los escalones.

La botella que llevaba en la mano derecha se rompió y el vidrio formó una especie de lanza y se me incrustó en la muñeca haciéndome una herida profunda. Solo recuerdo que quedé de cabeza sobre las escaleras tratando de levantarme. Alcé mi brazo y pude ver una bolita color amarillo, después supe que era mi tendón. Me sentía muy mareado y empecé a gritar.

La señora Milena se desesperó por la cantidad de sangre que brotaba de la herida. Gritaba desesperadamente el nombre de mis papás. Mi papá y mi padrino han bajado por las escaleras cual Flash a cargarme y subirme. El impacto era tan grande que vi a mi papá llorar (cosa que jamás sucedía) y le pidió a mi mamá que llamara a Alerta Médica.

Era horrible, para todos era una escena espeluznante. Mi abuela me llevó al caño y metió ahí mi brazo y lo único que me pedía era que no mirara mi muñeca. Cuando llegaron los doctores empezaron a coserme en mi propia sala. Me dolía mucho, pero mi mamá estaba muy nerviosa y asustada y me acuerdo que no quería ponerla peor.

– Ya no me duele mamá, no llores.

Lo cual, naturalmente, la ponía a llorar más. Mi papá se tomaba un whisky tras otro y me decía que yo era valiente. Lo vi orgulloso, son cosas que nunca olvidas.

No sé cuántos puntos tuve, no me acuerdo, pero lo cierto es que si alzan mi brazo derecho verán a la altura de mis venas terminando la palma de la mano una cicatriz de cuando engañé a la muerte por segunda vez a los once años (prometo contarles cómo fue la primera).

No me tocaba irme por más coca cola que estuviera. Que estoy.
Literalmente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.