Sal y arena

Lala González

Retrato de una mujer apasionada (1945)-Salvador Dalí

 

se enraíza el tedio a mi cuerpo
abrojos agrietan mi boca por falta de un beso
mi carne se sabe desperdicio y quimera
desecho de ganas que fueron ahorcadas en la plaza
junto a las cortesanas

las golondrinas han huido de mi pecho
el vacío hace nido en mi embrión izquierdo
agazapada yace la nostalgia en la sonrisa olvidada
de nada valieron los repiques de la basílica
enmudecieron cuando murió el deseo

no queda éter en mi ombligo
se diluyó con las últimas lágrimas del viento
ahí, en la espalda adolorida por el peso de la otredad
ahí, pereció
se le escuchó gemir de quebranto
atragantado por mis versos sin querencia
haciendo de este ocaso sin voces
el bagazo de un poema

me he vuelto
sal
y arena

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.